Lola toma el bastón de mando

La representante de las Águedas toma el bastón de mando de mano de Cristina Klimovitz
Ver album

Hoy mandan las mujeres. No hay que tomarse esta frase como algo literal, porque entonces cabría preguntarse porque se sigue celebrando algo así como flor de un día, sino más bien como una fiesta popular. Una tradición que sigue teniendo mucho arraigo en Salamanca. Las mujeres toman la calle y el bastón de mando. 

La concejala de Familia e Igualdad, Cristina Klimovitz, en representación del alcalde ha entregado simbólicamente a las mujeres el bastón de mando con motivo de la festividad de Santa Águeda. Lola ha sido la encargada de recibirlo, aunque ha dejado claro que ella simplemente lo hace en representación de todas sus compañeras. 

 

Entre bailes y cánticos charros, decenas de mujeres han abarrotado el salón de recepciones del Ayuntamiento mientras otras esperaban en la Plaza Mayor. En el salón alguna protesta porque no ha sido el propio Alfonso Fernández Mañueco el que las ha acompañado en este acto simbólico –situación que ya se dio en 2012-, pero la concejala se ha excusado alegando un viaje que ha tenido que realizar el alcalde.

 

El martirio de una santa convertido en fiesta popular

 

La fiesta de Las Águedas  se celebra cada 5 de febrero en honor a una santa italiana del mismo nombre que vivió en Sicilia y que ofreció a Dios su virginidad. La mala fortuna quiso que el Proconsul Quinciano se prendase de ella y al verse rechazado por Águeda, a pesar de su insistencia, lleno de cólera y soberbía, mandó dar martirio a la mujer, cortándole sus pechos y quemándola en la hoguera. Cuenta la leyenda que una gran nube negra bajó del cielo y protegió la desnudez de Águeda, matando un rayo en ese mismo momento a Quinciano.