Localizado un sospechoso, ya en prisión, por el homicidio y desaparición de Yeremi Vargas

El sospechoso está en prisión cumpliendo condena por otros hechos, tal como ha avanzado Antena 3. 

La Guardia Civil investiga a un hombre que se encuentra preso en la cárcel de Algeciras por su presunta relación con la desaparición en marzo de 2007 del niño de siete años Yeremi Vargas. Se perdió el rastro del menor cuando jugaba en un descampado cerca de su casa en la localidad de Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria).

 

Según han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado, el investigado es un hombre de origen canario de 56 años que se encuentra en situación de prisión preventiva a la espera de juicio por un presunto caso de abuso a un menor cometido en el año 2012 en la misma localidad de Vecindario en la que residía Yeremy.

 

Este hecho activó las alertas de los investigadores y a raíz de ahí incluyeron a este hombre entre los posibles sospechosos de la desaparición de Yeremy dentro del extenso número de perfiles que se estudiaron en la investigación (los investigadores llegaron a tomar declaración a varios presos por pederastia en el Reino Unido).

 

Sin embargo, no ha sido hasta ayer martes cuando la Guardia Civil se personó en la cárcel de Algeciras en la que se encuentra esta persona y, tras leerle sus derechos, se le tomó declaración en relación al caso Yeremy. Fuentes de la Guardia Civil han indicado que el sospechoso se negó a ofrecer información a los agentes.

 

Pese a ello, el hombre, que se llama Antonio Ojeda, ha quedado formalmente investigado en la causa (la anterior figura de imputado). La Guardia Civil le imputa los delitos de detención ilegal y homicidio del niño. La Guardia Civil tiene conocimiento de que esta persona sí se ha referido el menor en varios ocasiones a su entorno más cercano.

 

La Guardia Civil llevaba tiempo investigando a este hombre. El Instituto Armado pidió el pasado mes de marzo colaboración ciudadana para aportar información sobre el caso y en concreto se pedían datos sobre un coche Renault Oasis blanco con unas pegatinas muy características y un ocupante con gorra de mediana edad que podría ser la persona que se llevó al pequeño. Esa persona, según las mismas fuentes, sería el preso ahora investigado.

Noticias relacionadas