Llorente dimite como presidente del Valencia

Manuel Llorente

Por un "cambio de escenario"

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS)

 

Manuel Llorente ha anunciado este viernes de forma sorpresiva su dimisión como presidente del Valencia CF, subrayando que se ha visto obligado a dar "marcha atrás" tras el "cambio de escenario" producto del nombramiento el pasado miércoles de los nuevos patronos de la Fundación del club, y se ha despedido defendiendo que deja el club "infinitamente mejor" respecto a cómo se lo encontró hace cuatro años.

 

El dirigente, en una extensa rueda de prensa, recalcó que "los motivos" de su marcha vienen de lo sucedido en "las últimas 48 horas" y que fue "anoche" cuando tomó la decisión, recalcando que "nadie" habrá podido escuchar "una palabra negativa" suya sobre el Patronato.

 

"A raíz de todas estas informaciones de los últimos días el escenario ha cambiado, sobre todo después de oír detenidamente el discurso de la Fundación. Los que estábamos allí vimos que entraba otra época. Uno tiene que buscar los momentos de cuando tiene que salir o dejar su responsabilidad en este cargo", aseguró Llorente, que se va "con la conciencia del trabajo bien hecho en estos cuatro años".

 

El nombramiento esta semana de once nuevos patronos de la Fundación, controlada por la Generalitat Valenciana y dueña del 70 por ciento del equipo, dejaba en una posición difícil a Llorente. "No es porque me sienta fiscalizado. Este Consejo ya ha estado fiscalizado por los medios, la afición, los accionistas y el patronato. Parece ser que yo era el obstáculo y he tomado esta decisión", aseguró.

 

Llorente explicó que mantuvo "una conversación totalmente cordial, muy positiva" con el nuevo presidente de la Fundación y previsible próximo presidente del club, Federico Varona, que le transmitió su "confianza". En cualquier caso, era consciente de que iba a durar "cuatro o cinco meses más" en el cargo bajo esta nueva situación.

 

"Son cuatro años que para mí han sido como ocho, un desgaste tremendo, con decisiones importantes. Si puedo hacer con mi dimisión que el nuevo futuro del Valencia empiece a construirse ya, prefiero que sea así. Lo importante es el Valencia, así que doy marcha atrás, me aparto del escenario y doy cabida al siguiente", dijo el ya expresidente, que negó ningún desencuentro con la Fundación.

 

"Nunca me he planteado establecer ningún pulso, nadie habrá oído una palabra negativa mía sobre el Patronato. Ante esta situación y el nuevo escenario empecé a meditarlo, puse de acuerdo a mi yo bueno y a mi yo malo y anoche puse la decisión. En las últimas 48 horas parece que Llorente quiere agarrarse al sillón o pone obstáculos cuando nunca ha salido de mí que estuviera en contra del nuevo patronato", se defendió.

 

En este sentido, opinó que "todos los miembros del patronato son personas bastante responsables y capaces" y que "si han elegido como presidente a Varona es porque estará capacitado para el cargo". En una larga rueda de prensa en la que se emocionó en varios momentos, Llorente se 'desnudó' ante la prensa.

 

"Es un día duro porque los últimos cuatro años han sido muy intensos domingo tras domingo. Me emociono cada vez que pienso en lo que ha sacrificado mi familia. También veo que puede haber otras líneas de continuidad en el valencianismo. Es muy duro estar como nosotros con 550 millones de euros de deuda. No solo es importante mantener el nivel deportivo, sino también el nivel económico. Mi opinión es que si estas bien económicamente, estas bien deportivamente. Para mí ha sido un orgullo ser presidente del Valencia", proclamó.

 

Encendida defensa de su gestión al frente del club 

 

Revisados los motivos de su dimisión y el futuro inmediato del club, que tendrá como máximo representante de forma interina a Fernando Giner hasta que se forme el nuevo Consejo de Administración, Llorente realizó una encendida defensa de su gestión durante los últimos cuatro años.

 

"Cogimos un club que estaba en situación bastante precaria y dejamos uno que está mucho mejor que en aquel 7 de junio de 2009, cuando llegué a la presidencia. Ahora somos un club respetado en las instituciones futbolísticas europeos y que era el octavo, hasta hace meses, en la clasificación de la UEFA. No os podéis imaginar lo satisfecho que estoy del trabajo que hemos hecho. He dedicado muchas horas de mi familia para dedicárselo al Valencia. Es mi forma de ser, aunque gestionara un quiosco de pipas, también lo haría", argumentó.

 

Echando la vista atrás, Llorente recordó que "en 2009 no había nadie que quisiera hacerse cargo del Valencia" y que él y su Junta Directiva si aceptaron el reto. Pasado ese tiempo, dejan una entidad "infinitamente mejor que el Valencia de hace cuatro años", algo que "se debe al trabajo de todos".

 

"Tengo muchas medallas puestas que me han ido poniendo, son las medallas de la gestión de estos últimos cuatro años. A unos les gusta, a otros les jode y otros lo ven bien porque es su club", enumeró Llorente, que no tiene nada decidido respecto a su futuro.

 

"A partir de ahora colaboraré con los que me pidan mientras pueda ser útil. Lo que importa es que ganemos el domingo y que siga este club con la trayectoria que ha llevado estos cuatro años. Es muy difícil, pero se ha conseguido", reivindicó un exmandatario que no cree que su dimisión influya "para nada" en la posible renovación de Ernesto Valverde.