Lleno por Carnaval

Los establecimientos hoteleros de la ciudad estarán a rebosar durante el fin de semana
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ
Si usted no es de Ciudad Rodrigo, y a última hora le apetece venir al Carnaval del Toro, sepa que lo va a tener muy complicado para encontrar alojamiento. La ciudad estará abierta 24 horas durante cinco días seguidos a partir del viernes, pero lo que no será tan fácil es encontrar una habitación en algún establecimiento hostelero, de cualquier tipo, al menos durante el fin de semana.

Hoteles, hostales, casas rurales o el nuevo albergue, tienen todas sus plazas ocupadas de cara a las noches de viernes y sábado, las de mayor concentración de público en Carnaval. El domingo, desciende un poco la ocupación, y de cara a la noche del lunes ya se nota en mayor medida el descenso. Aunque ya de carácter más residual, la noche del martes, una vez finalizada la fiesta, también hay algunas reservas en estos establecimientos. Como curiosidad, hay personas que mantienen su habitación en la jornada del domingo, aunque esa noche ya no duermen ahí. El motivo es que así pueden salir a última hora de la tarde de ese día, tras haber descansado un rato, y sin haber estado cargados con las maletas toda la jornada.

Lo que destacan la mayoría de los hosteleros es la fidelidad de sus clientes. Así, por ejemplo, en los hoteles Conde Rodrigo repite el “90% de los clientes” año tras año, como en La Bodega o la Audiencia Real. Algunos establecimientos aceptan reservas de año a año, y durante este Carnaval se ocuparán la mayoría de plazas del año siguiente. Así, el Parador llenó sus plazas para la noche del sábado en el Carnaval del año pasado. En otros, como el hostal Yoanna, que hasta septiembre no abre las reservas, en menos de una semana se llenaron todas sus plazas. Las llamadas para intentar reservar son constantes, por ejemplo en el hotel Arcos reciben consultas cada día, pero están a tope también desde hace meses. Llenos todos los establecimientos, ha habido una fuerte demanda para alquilar pisos, pero éstos también encontraron inquilinos con rapidez.

Como novedad, este Carnaval se estrena como alojamiento el nuevo albergue, aunque ha sido reservado en su totalidad por Cruz Roja, para dar cobijo a los voluntarios de la agrupación de toda España que echarán una mano en Carnavales.

Evidentemente, el protagonista de la fiesta es el toro, con lo que llegan aficionados de este mundo desde múltiples puntos de España, como por ejemplo, La Rioja, Guadalajara o Madrid. En ésta ultima hay gran afición, y por ejemplo en casa Faustino hay una notable representación de lugares de la zona norte de Madrid, como San Sebastián de los Reyes, Pozuelo o Arganda del Rey. Pero el público no sólo es nacional, sino también extranjero. Así, en el hotel El Cruce tienen como clientes fijos varios franceses aficionados a los toros.

En edad, el público también es variado. Lo que se nota es que la gente más joven, y familias con hijos pequeños, optan por establecimientos rurales, como las casas Ivanrey II o Faustino, o el hotel Molino del Águeda, todos ellos a tope de capacidad. Los jóvenes también son los principales huéspedes del cámping municipal, que supone el contrapunto del resto de instalaciones. Por un lado, sus clientes no reservan con tanta antelación (aunque tienen un alto número de reservas para este Carnaval), pero eso no impide que se llene casi siempre. Además, el público suele cambiar más de año en año.

Según afirman todos los establecimientos consultados, de cara al Carnaval “no se nota la crisis”. En el hotel El Cruce expresan que “aunque el resto del año haya crisis, en Carnaval no, la gente se lo guarda para esos días”.