Listo el segundo diseño de cohete privado a la Estación Espacial

Una segunda firma privada contratada por la NASA para transportar carga a la Estación Espacial Internacional ha sido autorizada a probar su cohete Antares desde un puerto espacial comercial construido recientemente en Virginia.

Orbital Sciences Corp. planea lanzar este cohete de 40 metros de altura la madrugada del jueves en España desde el flamante Mid-Atlantic Regional Spaceport, ubicado en instalaciones de la NASA al sur de Chincoteague, Virginia.


El cohete llevará una cápsula de 3.800 kilos diseñada para imitar la nave espacial Cygnus de la compañía, que está programada para debutar en el segundo vuelo de Antares este verano.

SpaceX, la otra firma que ha contratado vuelos con la NASA, también está trabajando para mejorar su cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon para llevar astronautas a la estación.

Estaba previsto que las pruebas de Antares y la cápsula comenzaran hace más de un año, pero el programa se retrasó debido a problemas de construcción y certificación con la plataforma de lanzamiento en Isla Wallops.

NASA vuela regularmente desde Wallops pequeños cohetes suborbitales, globos de gran altitud y aviones científicos. El Antares será el mayor cohete que será lanzado desde la isla.

El objetivo de la misión es colocar la simulación de la cápsula Cygnus en una órbita alrededor de 258 kilómetros sobre el planeta, lo que demuestrará la capacidad de elevación del cohete y la capacidad de separar la carga útil.

CÁPSULA NO RECUPERABLE

Se espera que la cápsula de ensayo permanezca en órbita alrededor de dos semanas antes de que el tirón gravitatorio de la Tierra haga que caiga de nuevo en la atmósfera y se incinere.

A diferencia de las cápsulas Dragon, que vuelven intactas a la Tierra, la nave espacial Cygnus --al igual que otras naves de carga rusas, europeas y japonesas-- se queman en la atmósfera después del desacoplamiento.

Orbital Sciences, sin embargo, dice que podría tener una nave espacial Cygnus en órbita durante un máximo de un año, permitiéndole servir como plataforma para instrumentos científicos y experimentos después de que salga de la estación.