Lillo: "Estoy frustrado, encabronado, de mala ostia e impotente"

Foto: www.deportivoleganes.com

El histórico técnico de la UDS de los dos ascensos consecutivos señala culpables y reconoce estar enfadado por los "hipócritas que salen ahora y antes no ayudaron".

Juanma Lillo pasó nada menos que 14 años en Salamanca, tiempo suficiente para hablar con toda la propiedad del mundo de la UD Salamanca. Con él, la Unión vivió uno de los momentos más recordados de su historia, con dos ascensos consecutivos de Segunda B a Primera, por lo que se ganó un gran prestigio en toda España al debutar en la máxima categoría del fútbol español con solo 29 años. Todo un récord.

 

Al conocer la noticia de la desaparición de la UDS, Lillo, fiel a su filosofía reconoce estar harto "de hipocresía y falsedad. Ahora habrá muchas palabras bonitas, pero la realidad es que nadie hizo nada por ayudar al club cuando éste lo necesitaba. No quiero colaborar en ello".

 

"Estoy frustrado, encabronado, de mala ostia e impotente porque creo que no hemos hecho ninguno lo suficiente... nos quitaron las piscinas y callamos, nos quitaron las pistas de atletismo y callamos... el club se quedó sin patrimonio y comenzó a morir. En este camino, mucha más gente se sirvió de la Unión que la Unión de la gente".

 

A la pregunta de qué podría haber hecho desde su posición para ayudar al club blanquinegro, Lillo apunta: "Ya da igual, porque los que querían no podían y los que podían no querían".

 

"Pero hay una clave", añade el tolosarra, y es "que es esta provincia la identificación popular con sus equipos es muy pequeña. No somos de grandes emociones. Y digo 'somos' porque viví 14 años en Salamanca y aún conservo casa allí, por lo que me considero un poco salmantino. Mira lo que pasa en Oviedo o Tenerife... aquí no se siente eso, así que muchas veces pienso que no nos podemos quejar. No hay identificación social... la Unión se fue muriendo ¿y qué hemos hecho? Nada", reconoce con rabia.

 

En cuanto a sus recuerdos más importantes con la UDS, Lillo apunta "no me quedo con partidos, resultados o jugadas... me quedo con las personas como Tori, Balta, Sito, tantos... porque al final, las guerras no las declaran los países, sino las personas..."