Lichis: "Es muy difícil distinguir entre persona y personaje"

Lichis

Lichis, ex de La Cabra Mecánica, presenta en Salamanca su nuevo disco, 'Modo avión', con un concierto en la Sala Music Factory. Los seguidores del artísta disfrutarán de un estilo de música influido por varios artístas de Estado Unidos y producido en Nueva York. 

El alma de La Cabra Mecánica, Lichis, regresa a los escenarios de Salamanca con Modo avión, su primer disco en solitario, seis años después del fin de etapa con el grupo que le dio fama, éxito y prestigio. El concierto de presentación tendrá lugar el próximo sábado 3 de octubre en la sala Music Factory a las 22.30 HORAS con entradas a 12 euros en anticipada y 15 en taquilla. Pueden adquirirse en la sala, discos Long Play, Librería Hydria y www.concertados.com.

 

 

-¿Qué recuerda más el Gracia en Barcelona o Lavapiés en Madrid?

 

- Tengo más recuerdos de Lavapiés. Mi vida siempre ha sido un puente aéreo entre Madrid y Barcelona, pero siempre he tenido una mayor vinculación con Madrid. En Cataluña tengo mi familia materna que es bastante numerosa. En verano siempre he he ido a Barcelona, pero tengo más vinculación con Madrid. 

 

- Comenzaste tocando en el metro de Madrid, ¿verdad?

 

- Sí, en los tiempos del instituto comenzé tocando en el metro con un amigo canciones en catalán, aunque en el metro de Madrid era una osadia tremenda ese tipo de actuaciones. Luego toqué en diferentes bandas del circuíto de Madrid y así estuve un montón de años componiendo canciones hasta formar la 'Cabra Mecánica'.

 

-¿Qué recuerdos tiene de la 'Cabra Mecánica'?

 

- ¡Qué se acabó! (ríe) Siempre que abandonas un proyecto no lo abandonas de buen grado y poco a poco te vas reconciliando con esa parte de tu vida. Ya hace seis o siete años desde que lo dejé y poco a poco te vas quedando con lo bueno. 

 

-¿Con qué se va a encontrar el público salmantino?

 

- 'Modo Avión' es un disco de rock americano en el sentido más purista del concepto. En él hay cruce de estilos entre el Country y el Blues. He dado un giro hacia ese estilo américa de los años 70.

 

-¿Por qué cree que sus letras son tan pegadizas?

 

- Bueno, no lo sé si lo son. En este disco también hay un cambio en las letras. Con el tiempo te das cuenta de que el "menso es más". He intentado contar historias más sentidas y he utizado un lenguaje más sencillo. Siempre me han hecho muchos alagos como letrista. Yo soy compositor de canciones, pero una letra sin la música no es nada. La letra depende mucho del contexto musical.

 

-Una música muy atrevida. ¿De dónde salen estas letras?

 

- Bueno con la 'Cabra Mecánica' las canciones eran muy atrevidas. Creo que tiene que ver mucho con la insolencia de la juventud. Con el tiempo te vas volviendo un poco más reflexivo, no más comedido, pero si más sentido. Cuando apelas más a historias que tienen más que ver contigo se resiente la forma y gana un poco el fondo. 

 

-¿En qué se inspira para componer? 

 

- Bueno, en la 'Cabra' lo que hacía, aunque suene un poco pedante, era un retrato costumbrista de lo que conocía: el mundo de la noche, del canalleo madrileño; ese estética más falsa de la noche. Pero en este nuevo disco hay una reflexión hacia lo personal donde se puede sentir identificada más gente: muchas rupturas familiares, laborales, cambios, caída de referentes sociales y políticos, no tener trabajo y tener trabajo y tener que volver a empezar de cero, es decir, temás más sociales mezclados con vida personal. 

 

-¿Por qué se grabó el nuevo disco en Nueva York?

 

- Por tema de fechas se dio la opoturnidad de producir el disco con Joe Blaney en Nueva York. Él me comentó, hablando de los músicos que me gustaban, que por esas fechas estaban muchos en Nueva York, ya que cuando acaban sus giras y sus proyectos personales pasan el invierno en esta ciudad. Entonces creo que era la gran oportunidad de ir para allá. Además que el disco tiene una influencia americana muy marcada y, evidentemente, la posibilidad de grabar con gente que ha tocado con Bob Dylan no se podía dejar escapar. Hice un esfuerzo y lo conseguí, ya que quizá no tuviese de nuevo una oportunidad así. 

 

-¿Cómo es trabajar bajo la producción de Joe Blaney?

 

- Ha sido maravilloso porque los temas venían ya muy estructurados y muy trabajado de la maqueta. Lo que se hizo es que cada músico se adaptase un poco el tema a su estilo personal, pero respetando mucho los arreglos. Además, el disco está practicamente grabado en directo porque trabajábamos mejor así. Con Joe encontré mucha afinidad porque es una persona muy pausada y perfeccionista y se puede tirar un día cambiando algo que no le gusta por pequeño que sea. Es una manera de trabajar con la que me siento muy idenficicado. Todos se implicaron mucho y siempre estaban dispuestos a repetir las tomas que fueran necesarias. 

 

-¿Cómo describiría el panorama musical actual?

 

- Creo que vivímos el mejor momento a nivel de bandas y de músico. Ahora los músicos están más formados y eso les hace más creativos. Lo malo es que el culo de la botella se ha estrechado y hace más difícil la salida hacía adelante. Hay una paradoja, ya que cada vez al mejores propuestas en cualquier estilo y mejores músicos, pero al mismo timepo cada vez es más complicado que esas propuestas lleguen a algún lado. 

 

-¿Por qué el disco lleva el nombre de 'Modo Avión'?

 

- 'Modo Avión' es una alegoría a varias cosas. Estos últimos años de mi vida en los que estuvo trabajando muy duro en la música, pero muy alejado de la repercusión mediatica y al pública. Y también pues al mundo interior de cada uno, ya que cada vez vivimos más pendientes de las redes sociales que de nuestro mundo interior. 'Modo Avión' hace referencia a esa desconexión necesaria en la que uno se encuentra consigo mismpo y crece de alguna manera. 

 

-¿Conoce Salamanca?

 

 -Era una parada bastante habitual en las giras con la 'Cabra'. He estado bastantes veces en Castilla y León  y también Salamanca. 

 

-¿Conoce Salamanca a nivel turístico? 

 

- A veces es complicado porque se llega con poco tiempo y más que el paisaje conocemos el paisanaje, es decir, la gente de las salas y la gente con la que te rodeas por la noche que va a los conciertos. Yo ahora estoy más calmado, en cuento a la vida nocturna, y me suelo levantar por las mañana y dar un paseo para conocer y visitar cosas. 

 

-¿Cómo se pasa de Miguel Ángel Hernando Trillo a Lichis?

 

- Pues no lo sé. Creo que es un poco para apartar un poco tu vida personal del personaje. Para salvaguardar tu vida y tu intimidad. Cuando te dedicas a una profesión artística es muy difícil distinguir entre persona y personaje, incluso, para ti mismo.