Licencias de terraza, 15 minutos gratis de parking y carga y descarga a cambio de un 'sí' al parking

Tramo de la avenida de Comuneros donde se pretende construir el parking.

El alcalde plantea en reuniones de grupo y citas individuales una serie de 'mejoras' a los comerciantes de Comuneros, el colectivo más crítico, para intentar rebajar su rechazo al parking. 

"Decir a cada persona lo que espera oir". Esta es la táctica que parece haber empleado el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en su ronda de contactos con los afectados por el parking de Comuneros. Un proceso en el que se ha involucrado de manera personal y en el que ha puesto sobre la mesa un arsenal negociador en el que ha pretendido dar satisfacción a cada problema en particular.

 

Tanto en las reuniones de grupo como en los muchos contactos personalizados que ha mantenido con los comerciantes, el colectivo más crítico y reticente al parking, Fernández Mañueco ha puesto sobre la mesa algunas medidas compensatorias para intentar enjugar los inconvenientes que le han planteado los empresarios del comercio radicados en el tramo de la avenida donde se pretende construir el subterráneo. Entre ellas, ha planteado una propuesta para que acceder al futuro parking sea gratuito durante los 15 primeros minutos para facilitar las compras; es algo que deberá negociarse con la empresa constructora y adjudicataria de la explotación. También, y según algunos asistentes a la reunión de anoche con FEVESA, se habrían ofrecido condiciones ventajosas a los trabajadores del centro de salud para aparcar en el futuro parking.

 

Otro de los problemas que hay que solucionar es el de las zonas y tiempos de carga y descarga para los negocios. El proyecto inicial no refleja zonas específicas, pero lo más decisivo es que no se contemplan durante la fase de construcción, que dura 12 meses durante los cuales será complicado el acceso, cuando no imposible, lo que ha sido objeto de debate con algunos de los comercios, que han alertado al alcalde de la falta de un horario y una zona acotada para el carga y descarga. En este sentido, el alcalde se habría comprometido con comerciantes a habilitar una zona concreta y un espacio de 60 minutos en un régimen similar a otras zonas 'cyd' de la capital.

 

Otras de las cuestiones delicadas es la del aparcamiento. Las cerca de 60 plazas de superficie, más zona de minusválidos y dos de motocicletas, con las que cuenta este tramo de la avenida suelen ser suficientes ahora, pero con menos aparcamiento de superficie en el futuro, lo normal es que se incremente el estacionamiento irregular. Ante esto, el Ayuntamiento estaría dispuesto a mantener en la zona una flexibilidad similar a la que ya se ejerce con el aparcamiento en los entornos escolares a la hora de entrada y salida de los alumnos. Habría que ver cómo afecta esto a la habitual 'doble fila' en la zona.

 

Según asistentes a las reuniones, otra de las cuestiones planteadas ha sido la del daño al funcionamiento de los negocios. A falta de un plan estructurado de medidas compensatorias, del que nada se sabe, Fernández Mañueco habría puesto sobre la mesa facilidades para la futura tramitación de licencias de terraza para los bares de la zona que en caso de que se haga la nueva urbanización vinculada al parking, disfrutarán de aceras más grandes que permitirán instalar terraza, algo ahora imposible.

 

Según asistentes a las reuniones, también se ha puesto sobre la mesa la total eliminación de aparcamientos de superficie, extremo que podría corregirse para permitir un número mínimo que den algo más de flexibilidad al acceso a la zona. Una actuación que podría ir en la línea de la reserva de espacios para el centro de salud, las ambulancias o el carga y descarga. Y la pérdida de zona arbolada, ya que varios de los crecidos árboles actuales se sustituirán por otros de menor calibre, también ha causado inquietud entre los afectados, ante lo cual el Ayuntamiento se ha comprometido a trasplantarlos y asegurar que no resultan dañados.

 

Aunque posiblemente la cesión más grande que ha hecho el Ayuntamiento es la de invertir en el parque de La Alamedilla y en habilitar el solar de calle la Radio como aparcamiento gratuito de superficie. El propio alcalde ha confirmado una inversión de un millón de euros para arreglar el histórico parque, bastante deteriorado; y aunque en ocasiones ha planteado la imposibilidad de usar el citado solar como aparcamiento porque podría dañar la participación de empresas en el concurso para adjudicarse el parking (el argumento es que ninguna querría construirlo si a 150 metros hay uno gratis), parece que se habilitará como aparcamiento de larga duración y que eso no supondrá competencia para un subterráneo de rotación.

 

 

FALTA DE MEDIDAS DE COMPENSACIÓN

 

Con todo, tanto los comerciantes como la patronal Aesco consideran que lo que hace falta es un plan con medidas de acompañamiento para evitar que los negocios sufran en su resultados económicos el hecho de sufrir obras durante 12 meses. Este tipo de medidas es algo que la patronal del comercio ha demandado repetidamente para todas aquellas zonas comerciales que sufran obras, fundamentalmente, de peatonalización, que causan un potencial daño al funcionamiento normal de los negocios.

 

En este sentido, no solo habría que asegurar el acceso a los negocios, con pasarelas sobre las zanjas o manteniendo un número mínimo de aparcamientos y una circulación lo más normal posible, sino también compensar con alguna campaña para incentivar las ventas o el movimiento comercial en la zona en las épocas de más consumo.