Libertad provisional para el acusado del asesinato del taxista

Seguirá preso. El imputado, que llevaba tres meses en prisión, fue trasladado a un centro de menores para cumplir una condena de cuatro años de cárcel por un atraco con pistola cometido en Orense
E. G.

El presunto autor del asesinato del taxista Ángel Sánchez la madrugada del día 27 de abril del pasado año salió ayer en libertad provisional de la cárcel de Dueñas, en Palencia, donde se encontraba desde el mes de diciembre –tras ser trasladado del centro penitenciario de Topas para evitar posibles represalias–.

Pese a la obtención de la libertad provisional hasta la celebración de la vista oral, el acusado, de 21 años y cuya identidad responde a las iniciales J. M. G. B., no se encuentra en la calle, ya que fue trasladado desde la cárcel hasta un centro de menores de Orense donde cumplirá una condena de cuatro años de cárcel por un atraco a punta de pistola en Orense. Esta condena no la pudo cumplir ya que se encontraba en busca y captura, hasta que fue detenido el 3 de noviembre del pasado año en el recinto ferial de Lalín, en Pontevedra junto a su madre.

Para tomar esta decisión, el magistrado encargado del caso ha tenido en cuenta los informes favorables del Ministerio Público, al considerar que no hay riesgo de fuga al estar interno en un centro de menores. Además, el magistrado entiende que no puede amenazar a nadie ni destruir pruebas que le inculpen.

En diciembre, el magistrado instructor de la causa imputó a J. M. G. B. un delito de asesinato consumado con dolo eventual por el disparo que causó la muerte del taxista; además de un delito de asesinato en grado de tentativa, ya que el destinatario del disparo era el cliente que viajaba en el asiento del copiloto; un delito de tenencia ilícita de armas; otro de falsedad documental por utilizar el carné de identidad de su hermano; un delito de usurpación de estado civil –por usar el DNI de su hermano– y un delito contra la seguridad vial, por circular con un vehículo sin haber obtenido el permiso de conducir.

Además, el juez tomó la decisión que en este asunto el acusado no será juzgado por un jurado popular, sino que será una profesional quien determine su autoría.

El acusado de la muerte del taxista ingresó en el centro penitenciario de Topas en el mes de noviembre, pero un mes después fue trasladado hasta el centro penitenciario Dueñas, en Palencia, ante el peligro de posibles represalias.

Después de cuatro meses preso, el imputado salió a las 10.00 horas de la cárcel, aunque su salida duró poco tiempo ya que de inmediato fue trasladado al centro de menores para que cumpla condena por el delito que tiene pendiente y hasta que se celebre la vista oral por estos hechos. Junto con el acusado, fueron detenidas un total de seis personas, todas ellas acusadas de un delito de encubrimiento. Sin embargo, el magistrado instructor del caso decretó el sobreseimiento provisional de cinco de los implicados el pasado mes de diciembre. De modo que en la actualidad hay dos imputados, el acusado de los disparos que terminaron con la vida del taxista y su suegra, acusada de un delito de encubrimiento.