Liberan a un hombre al que sus hermanos tenían encerrado y desnudo en un palomar

Foto: (E. P.) CEDIDA

Agentes de la Policía de Sevilla han revelado que las condiciones del lugar eran insalubres, con botellas y cubos donde hacía sus necesidades básicas, sin acceso a agua corriente ni a un aseo.

Agentes de la Policía Nacional han liberado en la localidad sevillana de Dos Hermanas a un hombre al que sus hermanos obligaban a vivir "encerrado" en un cuartucho de tres metros cuadrados en condiciones "deplorables", según un comunicado del Cuerpo Nacional de Policía. Su hermano de 76 años y su hermana de 61 años, encargados de su cuidado, han sido detenidos por los agentes.

 

Las investigaciones, según la Policía, comenzaron tras la recepción de una llamada en la sala del 091, a cuenta de un hombre en estado ebrio se encontraba causando molestias en un establecimiento de la localidad sevillana de Dos Hermanas.

 

Al llegar al lugar, los agentes encontraron a un hombre de 76 años en gran estado de embriaguez, quien voluntariamente fue acompañado a su domicilio por los policías. Una vez en el interior de la vivienda, observaron una puerta al final de un pasillo cerrada con una cadena tipo pitón y un candado, lo cual llamó la atención de los agentes. Tras preguntarle al hombre, les manifestó que ahí vivía su hermano, que tenía problemas mentales y por su seguridad lo mantenían aislado.

 

Asimismo, se encontraba en la vivienda otra hermana de 61 años, la cual les dijo a los agentes que ella se encargaba de procurarle a sus hermanos alimento, higiene y medicamentos. Además les dijo que debido a sus problemas mentales mantenían "aislado" a su hermano, cuya pensión de 1.000 euros mensuales administraba ella misma.

 

Debido a la extraña situación que presenciaron, los agentes solicitaron a ambos hermanos que abrieran la cadena y la puerta para poder comprobar el estado de su hermano. Una vez la atravesaron, encontraron otra puerta con una traviesa de madera encajada que impedía el acceso.

 

"DESNUDO Y TUMBADO" EN UN COLCHÓN EN EL SUELO

 

Ante estos hechos, los agentes requirieron inmediatamente la presencia de los servicios sanitarios, quienes tras personarse en el domicilio, trasladaron a la víctima a un hospital de la localidad nazarena, donde fue ingresado para su reconocimiento médico.

 

Tras franquear ambas puertas, los agentes observaron una escalera ruinosa y estrecha que ascendía a una especie de palomera. Al entrar en este cuartucho sin techo de unos tres metros cuadrados, encontraron a un hombre "completamente desnudo y tumbado en un colchón". Su estado de salud e higiene era "lamentable" y las condiciones del lugar eran completamente insalubres, con botellas y cubos donde hacía sus necesidades básicas, sin acceso a agua corriente ni a un aseo.