'Letras corsarias', un oasis en el desierto de las librerías salmantinas

Imagen de uno de los rincones de la  librería 'Letras Corsarias' (Foto; Alba Villar)

Librerías con 'solera' como Juma o Aula cerraron recientemente y antes, en 2011, lo hizo Aniceto. ¿Está muerto el mercado del libro?

'Letras Corsarias' es la nueva librería con la que cuenta Salamanca. Una apertura muy sonada por lo bizarro del asunto. El sector está herido de muerte y la capital charra lo ha vivido en sus propias carnes. Sin embargo, aún hay pequeños 'brotes verdes' como el de estos 'navegantes' que suben la trapa desde la plaza de San Boal -con entrada también por Rector Lucena– para mirar a esta crisis de frente.

 

letras corsarias

Foto: Alba Villar

 

libreria jumaSin embargo, Salamanca ha visto como en los últimos años han cerrado establecimientos 'de toda la vida' dedicados al libro.

 

La última, 'Juma', situada en María Auxiliadora y abierta en 1969. "Liquidamos porque nos hemos hecho mayores" rezaba su cartel de despedida. Y esa es una de las claves. Pocas librerías sobreviven al paso generacional, ya que las ventas han caido de manera estrepitosa y el romanticismo que sujetaba a los padres al frente de sus negocios, no ofrece ninguna seguridad a hijos y nietos de libreros.

 

libreria aulaPoco antes de Juma, otra de las librerías que tampoco aguantó el paso del tiempo fue 'Aula' en el paseo de la Estación. Sus dueños no ocultaban la falta de relevo a la hora de dar el paso de cerrar como una de las causas. Y lamentaban el mal momento que pasa el sector días antes de bajar definitivamente la trapa: "Si vas de norte a sur de la capital, vas encontrando librerías cerradas por el camino", reconocían.

 

Poco antes de estos dos cierres, el más sonado fue el de la librería Aniceto, situado en la calle Toro, que dijo adiós en el año 2011 después de 135 años abierta para ser sustituida por una tienda de telefonía móvil. Muy significativo y quizá hasta de mal gusto.

 

libreria aniceto

 

Según los datos del Gremio de Libreros, en 2014 se cerraron en España 912 librerías y se abrieron 226. Esta estadística, por tanto, solo hace que constatar que cada día bajaron la persiana más de dos librerías y que por cada nueva librería que abrió sus puertas, hasta cuatro las cerraron.

 

Varios son los problemas que acechan al sector: uno de ellos, como no, fue la subida del IVA, que entre los libreros pasó del 8% al 21%. Este hecho, unido a la crisis de consumo, ha provocado un efecto en cadena que ha perjudicado especialmente a este sector y ha ensombrecido su futuro, ya que fueron pocos los negocios que se decidieron a trasladar la subida del IVA al precio final de sus clientes.

 

Otro de los problemas más graves a los que se enfrentan los libreros es al de la caída, de manera estrepitosa, de las ventas. La única luz al final del túnel que ve este sector es que quizá la curva negativa de las ventas ha llegado ya a su fin. Así, según los datos del Observatorio de la Librería 2014 elaborado para la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, desde 2011 la caída en la facturación ha sido de un 18%, pasando 870 millones de euros a 707 en 2014, lo que supone un descenso de 163 millones de euros en ese periodo.

 

El cambio de costumbres en cuanto al soporte, con el paso del libro en papel al digital ha hecho también que el gremio de libreros esté obligado a una adaptación, ya que todo apunta a que esta tendencia se mantendrá.

 

A pesar de todo ello, las librerías, lejos de rendirse, están llevando a cabo nuevas acciones, que invitan a su supervivencia. Salamanca, con la apertura de 'Letras Corsarias', las atractivas iniciativas de Hydria o la apuesta firme de Víctor Jara ya ha hecho claramente su apuesta.

 

letras corsarias

Foto: Alba Villar