León despide entre lágrimas a los tres guardias civiles fallecidos en el accidente de helicóptero en Maraña

Momentos antes del funeral, el ministro del Interior ha hecho entrega de la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo y de la Cruz de Oro de Protección Civil también con distintivo rojo a los tres fallecidos.

Cientos de personas han despedido este lunes a los guardias civiles Emilio Pérez Peláez, Marcos Antonio Benito Rodríguez y José Martínez Conejo, fallecidos el 24 de agosto en un accidente de helicóptero en el término municipal de Maraña (León) cuando trabajaban en el rescate de un corredor de montaña lesionado.

  

A las 17.00 horas los restos mortales de los agentes han llegado a la plaza de la Catedral de León y han sido recibidos por autoridades civiles y militares, compañeros, familiares, y por cientos de leoneses que se han congregado en las inmediaciones.

  

Entre los asistentes al acto han destacado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el delegado del Gobierno de la Comunidad, Ramiro Ruíz Medrano; el presidente de la Diputación provincial, Marcos Martínez; y el alcalde de León, Emilio Gutiérrez, entre otros.

  

Momentos antes del funeral, el ministro del Interior ha hecho entrega de la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo y de la Cruz de Oro de Protección Civil también con distintivo rojo a los tres fallecidos.

  

Estas dos distinciones también han sido concedidas al sargento del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) Rodríguez Ferrero que salvó la vida al encontrarse en tierra junto al herido.

  

El sepelio ha sido cooficiado por el obispo de León, Julián López, y por el arzobispo castrense de España, Juan del Río. Durante la homilía, Del Río ha recordado a los agentes fallecidos, a los que ha calificado de "magníficos profesionales" que desempeñaban su labor con "honor, valentía y sacrificio".

  

Además, ha añadido que han demostrado su "generosidad" porque "se han entregado al bien de un ciudadano sin pensar en sus hijos, esposas o familia".

  

Tras el acto religioso, miembros de la Guardia Civil han rendido a sus compañeros fallecidos un emotivo homenaje a los caídos, que se ha llevado a cabo en la plaza de Regla ante los aplausos de las personas congregadas.

 

AGRADECIMIENTO A SU HEROÍSMO

  

En este marco, el ministro del Interior, Jorge Fernández, ha agradecido a la Guardia Civil, y en especial a los tres fallecidos, que hayan "dado su vida en servicio de los demás de una manera heroica" y ha agregado que el Cuerpo "realiza una actividad absolutamente humanitaria y benemérita como corresponde a su identidad histórica y naturaleza".

  

El ministro ha manifestado que ha querido estar en la despedida de los tres fallecidos para "acompañar y arropar" a sus familias, amigos y a "toda la familia de la Guardia Civil".

  

Fernández ha agradecido también "de corazón" a la ciudad de León y a los leoneses que "han arropado a la familia y amigos de los tres guardias civiles" que han fallecido cuando "entregaban su vida cumpliendo con su deber".

  

Finalmente, ha manifestado que tras el siniestro las muestras de "cariño, apoyo y cercanía" y las "condolencias" hacia la Guardia Civil han sido "múltiples", tanto en León como en el resto de España.