Legumbres Curto descarta la exportación y apuesta por reforzar al máximo los controles de calidad

Se trata de una empresa familiar dedicada a la selección, envasado y comercialización de garbanzo pedrosillano, lenteja de La Armuña y alubias
La empresa Legumbres Curto descarta la exportación como opción de futuro desde el convencimiento de que se trata de un procedimiento para el que hay que manejar "cantidades muy grandes" de producción que hacen "imposible" controlar el proceso de calidad por el que apuesta la firma salmantina y que va desde la selección del producto en origen al probado de cocción y sabor en todas las partidas adquiridas.

Así lo ha explicado a la agencia Europa Press el titular de Legumbres Curto, Jesús Curto, que se ha marcado como principal objetivo para el año 2012 continuar con la actual línea de producción basada en "reforzar al máximo" los controles de calidad, un proceso que comienza, según sus palabras, con las semillas que se proporcionan en algunos casos a los agricultores.

Ubicada en la localidad salmantina de Gomecello, Legumbres Curto es una empresa familiar dedicada a la selección, envasado y comercialización de legumbres --fundamentalmente garbanzo pedrosillano, lenteja de La Armuña y alubias-- que ha alcanzado ya la tercera generación.

La empresa, que este año celebra su centenario, nació en el año 1912 de la mano del abuelo del actual titular que optó inicialmente por la compra y comercialización del garbanzo que se producía en la zona y que se decantó por la ubicación en Gomecello por las ventajas que aportaba el ferrocarril.

En la actualidad, la firma, adscrita al sello de calidad Tierra de Sabor, comercializa 24 clases de legumbres y cereales de cinco productos en concreto: lenteja, garbanzo, alubia, procedentes mayoritariamente de parcelas de Castilla y León; arroz, principalmente de Valencia, y soja de importación por ser un alimento difícil de conseguir en el mercado nacional.

Jesús Curto ha destacado especialmente la apuesta por la comercialización de distintas variedades de legumbres, como es el caso de la pardina, verdina, lenteja de Salamanca y lenteja de La Armuña o los garbanzos pedrosillanos, lechosos o Guareña, además de doce clases de alubias, como la arrocina de la Vega del Tormes, la blanca larga riñón, la ochavada de Salamanca, el Manto de la Virgen o las pinta y pinta roja, la roja larga o la tolosana negra, junto a alubión sanabrés y fabes asturianas.

El titular de la empresa ha significado también el "especial" cuidado de la presentación de sus productos con una variedad de formatos y pesos, facilidad para el transporte y apilamiento, calidad de los materiales y cumplimiento de las normas de higiene y seguridad alimentaria. La firma sirve la mercancía a distribuidores nacionales en palés europeos, "cumpliendo con las máximas exigencias de trazabilidad".

Legumbres Curto también atiende pedidos a particulares con entrega a domicilio.