Ledesma rememora el Mercado Franco y evoca su historia hasta la actualidad

La villa ledesmina representará la firma del documento de concesión de esta actividad comercial

La historia del siglo XV llevada a la actualidad, ése es el objetivo de la actividad que se desarrollará en Ledesma este fin de semana con el Mercado Histórico de esa época en la fortaleza de la localidad salmantina mediante la representación de la firma del documento de concesión a la villa de Ledesma del Mercado Franco.

“Vamos a llevar a cabo la representación de la firma de la concesión del Mercado Franco con el rey Enrique IV como protagonista en el castillo, con el objeto de que la gente conozca mejor una tradición tan importante para la villa ledesmina como ésta”. Así lo ha indicado el alcalde de la localidad, José Prieto, quien destaca además que rememorar este periodo de la historia “hará entender la importancia de este mercado en el tiempo actual”.

Además, en los jardines de la fortaleza se podrá contemplar el mercado como está en la actualidad con diferentes puestos de venta, tanto de artesanía de la industria agroalimentaria. “Es básico para entender la historia el hecho de que se trata de artesanos de varios gremios los que participan en estos mercados, desde hacer pan, trajes o trabajar con el cuero”, señaló Prieto.

Por ello, en estas dos jornadas de rememoración del Mercado Franco estarán presentes más de cuarenta artesanos de los sectores artesano y agroalimentario con el objeto de mostrar todos sus productos de calidad a los visitantes, que podrán disfrutar desde las típicas rosquillas de Ledesma hasta conocer el arte de las mejores pieles.

Actividades para todos los públicos
Entre las actividades que se han ofertado para este fin de semana (19 y 20 de mayo) destacan las demostraciones de artesanía y los diferentes talleres y actuaciones como la elaboración de pendientes de plata, la demostración del uso del torno o la elaboración de zapatos para bebés.

Los visitantes también pueden participar en talleres de chapas gigantes, la elaboración de las típicas rosquillas de Ledesma o la realización de mosaicos de papel. También habrá espectáculos de títeres para los más pequeños así como espectáculos pirotécnicos y animaciones teatrales.

De este modo, durante dos días, la villa ledesmina volverá seis siglos atrás para recordar su historia, una historia gracias a la cual tiene este presente y mucho futuro.