Laura López: "No contaremos todo porque son cosas muy íntimas que no sabe ni mi familia"

"Tarrés solo nos hablaba en catalán, siempre ha habido distinciones con las nadadoras catalanas, pero ellas también la han sufrido"
La nadadora Laura López, integrante del equipo español de sincronizada hasta 2009, ha desvelado el trato recibido por parte de la entrenadora del equipo Anna Tarrés, después de que la Real Federación Española de Natación decidiera no renovar su contrato tras las medallas logradas en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

"La Federación sabía cómo nos trataba Ana Tarrés, pero como había resultados... Hay muchas cosas que no hemos contado. No lo contaremos todo. Son cosas muy íntimas que no sabe ni mi familia. Las he vivido yo y ya están olvidadas", aseguró la 'sirena' en declaraciones a 'Al Primer Toque' de Onda Cero, que recoge Europa Press.

Entre los momentos más duros que ha sufrido Laura López señala que figura cuando Tarrés no la dejó recoger la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo tras ganar una presea en los Juegos de Pekín. "No vas a ir a recoger la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo porque eres inferior a las demás del equipo", recuerda.

"Me di cuenta de que lo primero era yo y después el deporte. Anna Tarrés me dijo que yo no podía recoger ese premio. Estaban mis compañeras delante. Me quedé muy chafada. Al acabar el entrenamiento llamé a mi casa. Gracias a mis padres, que me hicieron verlo, tomé la decisión de dejar la sincronizada", explicó.

Y es que 15 nadadoras han remitido una misiva a los medios en los que explican el trato recibido. "Anna, ¿puedo salir del agua un segundo a vomitar?. No, trágatelo que aún te queda una hora y media para terminar", son algunas de los de los hechos, así como declaraciones de la entrenadora a sus 'sirenas': "Fuera del agua gorda, vete al psicólogo. No vengas a hacerte la estrecha, si te has follado a todo lo que se mueve".

Así, Laura López reitera lo manifestado en la carta. "Todo lo que dicen mis compañeras es verdad. Cuando estás allí ni piensas si vale todo por conseguir una medalla. Hay testimonios muy fuertes. Estar allí es muy duro. Además, solo nos hablaba en catalán. Siempre ha habido distinciones con las nadadoras catalanas, pero ellas también la han sufrido", apuntó.

Por otro lado, criticó a la RFEN por no parar esta situación. "Muchas veces hablamos entre nosotras para parar esto. En su día hablamos con la Federación, pero no nos dieron ninguna respuesta. Me da mucha rabia que no destituyeran a Anna Tarrés cuando tenían que haberlo hecho. En su momento escribí una carta y nunca recibí una contestación", confesó.

"Hay compañeras que han tenido problemas de salud serios. Es un deporte muy estético donde se exige estar muy bien físicamente y teníamos que seguir una dieta estricta. Con tanta presión, a veces la cabeza falla...", concluyó la española.