Las víctimas unidas y arropadas por la Casa Real y el Gobierno en el funeral

Los Reyes, escoltados por Rouco Varela, en la catedral de La Almudena para asistir al funeral

Rouco denuncia a los que con "premeditación estaban dispuestos a matar inocentes para conseguir oscuros objetivos de poder". 

 

 

Los Reyes, la Princesa de Asturias, la Infanta Elena, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y hasta 150 autoridades participan este martes, décimo aniversario de los atentados del 11 de marzo de 2004, en el funeral de Estado celebrado en la Catedral de la Almudena en recuerdo a las víctimas, oficiado por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.

 

"El recuerdo de los que murieron y el dolor de los heridos, que llevan todavía en su cuerpo y en su alma las huellas de sufrimiento indecibles, continua invitándonos a todos, singularmente a los cristianos de Madrid, a renovar nuestras plegarias por ellos, al examen de conciencia: ¿Cómo nos hemos comportado con ellos en éstos durísimos años?", se ha preguntado Rouco Varela durante su homilía.

 

Asimismo, ha denunciado a los que "con una premeditación escalofriante estaban dispuestos a matar inocentes, a fin de conseguir oscuros objetivos de poder". "Porque hay individuos y grupos, sin escrúpulo alguno, que desprecian el valor de la vida humana y su carácter inviolable, subordinándolo a la obtención de sus intereses económicos, sociales y políticos. ¡Siempre tan mezquinos!", ha lamentado.

 

"OSCUROS OBJETIVOS DE PODER"

 

Se trata de la primera vez desde 2007 que un aniversario del 11-M une en un mismo acto a todas las asociaciones de víctimas -- Fundación de Víctimas del Terrorismo, Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo y Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M--, en esta ocasión coordinadas por la Fundación presidida por Mari Mar Blanco.

 

A su llegada a La Almudena, el Rey y el resto de miembros de la Familia Real asistentes al acto han saludado a las presidentas de las asociaciones de víctimas. Asimismo, el presidente del Gobierno ha tenido la oportunidad de mantener con ellas una breve conversación minutos antes de que diera comienzo la misa funeral.

 

Al acto han asistido alrededor de 900 personas, de las cuales 350 eran representantes de las víctimas, unos 500 ciudadanos y 150 autoridades, entre las que además de Rajoy, se encontraban la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, los ministros de Justicia e Interior, Alberto Ruiz-Gallardón y Jorge Fernández Díaz, los presidentes de Madrid y de Castilla-La Mancha, Ignacio González y María Dolores de Cospedal, o el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

 

A muchos les ha llamado la atención la no presencia de los expresidentes José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. 

Noticias relacionadas