Las víctimas tendrán el mínimo contacto con su agresor durante el juicio

La toma de declaración y exploración de niños será grabada y se reproducirá en la vista oral para evitar su actividad presencial
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presentado este jueves un informe previo al Estatuto de la Víctima que contempla que los afectados no sean grabados durante el juicio si no es con su consentimiento.

Las víctimas tendrán el mínimo contacto posible con su agresor y en el caso de aquellas especialmente vulnerables como menores, discapacitados, afectados de grandes catástrofes o perjudicados por delitos de naturaleza sexual, estarán acompañadas en los interrogatorios que se efectuarán en dependencias habilitadas con un profesional especializado.

La toma de declaración y exploración de niños será grabada y se reproducirá en la vista oral para evitar su actividad presencial, que tiene un "componente castigador" para su estado psicológico.

En rueda de prensa posterior al Consejo, el ministro ha enfatizado que se evitará el "contacto precipitado" entre profesionales, como compañías de seguros, con las víctimas de grandes catástrofes para que tengan un plazo para tomar las decisiones que consideren oportunas.