Las verdaderas 'paradas' que hay que eliminar