Las vacaciones más entrañables de Cristiano Ronaldo en familia

Cristiano ronaldo
MADRID, 14 (CHANCE) Tras la conquista de su primera Eurocopa, Cristiano Ronaldo ya disfruta de unas merecidas vacaciones en las paradisíacas playas de Ibiza, uno de sus destinos predilectos.

MADRID, 14 (CHANCE)

Tras la conquista de su primera Eurocopa, Cristiano Ronaldo ya disfruta de unas merecidas vacaciones en las paradisíacas playas de Ibiza, uno de sus destinos predilectos.

El delantero portugués aterrizó el pasado martes a mediodía en la isla acompañado de su hijo Cristianinho, de su madre, Dolores Aveiro y un nutrido grupo de amigos. El grupo al completo disfrutó de una divertida jornada en alta mar donde el astro madridista mostró su faceta más entrañable.

El consagrado futbolista aprovechó para darse un refrescante baño. Luciendo un bañador verde manzana, presumió de su musculado torso mientras deleitaba a todos los presentes con sus arriesgadas piruetas al lanzarse al mar. Su hijo contemplaba entusiasmado el espectáculo ofrecido por su orgulloso papá.

Instantes después se unía a ellos la madre del astro, luciendo un llamativo biquini fucsia. Dolores Aveiro se unió a su hijo y a su nieto y aprovecharon para broncear sus cuerpos al sol. Precisamente la madre de Cristiano Ronaldo se convertía recientemente en noticia a raíz de sus últimas declaraciones en las que lamentaba la lesión de su hijo, que tuvo que dejar la final de la Eurocopa por una dura entrada del francés Dimitri Payet, y denunció que el fútbol no se trata de hacer "daño al rival". "No puedo ver a mi hijo así. El fútbol se trata de golpear el balón y no de hacer daño al rival", denunció Aveiro en Twitter.

El capitán de la selección lusa abandonó la final del torneo continental entre Francia y Portugal en el minuto 25 y, entre lágrimas, tuvo que ser retirado en camilla del césped del Estadio de Francia, en París.

Después aparecieron en cubierta Katia Aveiro, su marido y sus hijos acompañados por una sobrina. Los más pequeños de la familia no dudaron en darse un baño haciendo uso de los chalecos salvavidas, a pesar de ser expertos nadadores. Más tarde era el propio Cristiano el que se encargaba de duchar a los niños para quitarles la sal del mar.
Al mediodía la familia disfrutó de una divertida comida en alta mar donde no faltaron suculentos manjares. Posteriormente Dolores Aveiro, haciendo gala de ser toda una madraza, no dudó en dar crema a su 'niño', un aceite especial para cuidar de sus rodillas, sus más preciado don.

CR7 se mostró muy cariñoso con su hijo, deshaciéndose en mimos y caricias tumbados al sol. Antes de regresar a puerto, el delantero blanco no desaprovechó la oportunidad de probar su nuevo juguete, un scooter sumarino con el que se mostró muy divertido.
Los amantes del deporte ya especulan con la posibilidad de que se produzca un encuentro entre el astro portugués y Messi. Ambos están en el muelle Marina Botafoch, donde tienen amarrados los yates que han alquilado para desconectar y enfrentar la próxima temporada.