Las TV privadas advierten de que una hipotética vuelta de la publicidad a TVE pondría "en grave riesgo" el sector

Las cadenas de televisión privadas, agrupadas en la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), han lanzado este martes un mensaje de advertencia y han avisado de que una hipotética vuelta de la publicidad a TVE "pondría en grave riesgo toda la industria audiovisual" arrastrando a "todo el sector al colapso", con pérdidas en la totalidad de las televisiones.

Las cadenas de televisión privadas, agrupadas en la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), han lanzado este martes un mensaje de advertencia y han avisado de que una hipotética vuelta de la publicidad a TVE "pondría en grave riesgo toda la industria audiovisual" arrastrando a "todo el sector al colapso", con pérdidas en la totalidad de las televisiones.


De hecho, según un estudio encargado por Uteca a la consultora Arthur D. Little, la vuelta de la publicidad a TVE habría supuesto en 2012 unas pérdidas de explotación de entre 150 y 175 millones de euros al sector privado. Además, señala que esta medida tampoco habría solucionado los problemas de ingresos de la pública, sino que en realidad habría propiciado entre 190 y 250 millones de euros de menor ingreso para la corporación, ya que "se perdería la aportación directa que las televisiones privadas realizan a los presupuestos de RTVE".

De cara a los próximos años, el informe calcula que la vuelta de los anuncios a TVE con la intensidad anterior a 2009 supondría un impacto para el resto de operadores de alrededor de 200 millones de euros anuales entre 2013 y 2015. Asimismo, la consultora señala que esta medida podría arrastrar "también a pérdidas a numerosas productoras, distribuidoras y otras empresas del sector".

El análisis cuestiona también que la emisión de publicidad vaya a suponer una reducción del gasto público y, al contrario, advierte de impactos directos e indirectos sobre todo el sector en impuestos, desempleo y otras contribuciones y tasas a las que los operadores audiovisuales están obligados por la regulación actual.

La tesis central que se desprende de los datos de este estudio es que los problemas de financiación de TVE no son consecuencia directa de la retirada de la publicidad por la Ley de Financiación de 2009, sino que son "estructurales". En este sentido, el trabajo considera "difícilmente sostenible" una televisión pública cuyos costes en 2012 representan más de la mitad del total del mercado publicitario de la televisión en España.

Una proporción todavía podría elevarse más este año, por encima del 60 por ciento, si los ingresos publicitarios del sector siguen cayendo, como ya han previsto distintos analistas.

La consultora señala que las ratios de eficiencia y estructura de costes de RTVE están "desalineadas" con el mercado. Creen que una Televisión Española "auténticamente eficaz", y que cumpla con su función de servicio público, sería "factible" con un presupuesto entre 620 y 680 millones al año. En 2012, el presupuesto de RTVE rondó los 900 millones de euros.

La conclusión del análisis de Arthur D. Little es que las cuestiones sobre las que hay que incidir en RTVE son "las estructurales, de modelo y de eficiencia en costes, y no las de ingresos". A su juicio, la publicidad "nunca hará sostenible la corporación, cuando además no es una fuente relevante de ingresos para ninguna televisión pública europea". Por eso, el informe recomienda "mantener el actual modelo de financiación, dándole recorrido, y asignando a TVE un tamaño y estructura razonables para el sector".

El informe recuerda que, con publicidad, el Ente público llegó a acumular 7.767 millones de euros de deuda, que hubo de ser saldada con cargo al Estado. Asimismo, señala que ese modelo propiciaba "un efecto perverso", ya que al disponer de una financiación con fondos públicos de la que los operadores privados carecen, "el operador público llegó a vender publicidad hasta un 25% por debajo del precio de mercado".

Con todo, los expertos de la consultora creen que el mayor daño lo sufriría la imagen de seguridad jurídica del país. "Es imposible asegurar la estabilidad de un sector con entradas y salidas de un participante relevante cada tres o cuatro años. Los inversores penalizan los mercados donde se admiten inestabilidades de este alcance, lo que afecta a la valoración de las empresas y a la larga puede comprometer el futuro de todo un sector industrial, cultural", señala el informe.

"Hasta ahora, la Corporación ha concentrado sus iniciativas de ahorro en los costes de programación, lo que explica el significativo impacto que estas medidas han tenido sobre la audiencia", explica el estudio. A juicio de la consultora, la estructura de costes de TVE está "desequilibrada y queda mucho recorrido en la reducción de otras partidas de gastos para homologar la televisión pública con otras operadoras".