Las tuberías de Salamanca llevarán sensores y un sistema inteligente de presión

Obras en la red de tuberías en calle Salesas (Foto:F.Rivas)

Este proyecto será una realidad en 2017. El objetivo será reducir los reventones en la red un 40 por ciento.

La ciudad de Salamanca contará en 2017 con un nuevo sistema inteligente, que regulará la presión automáticamente en las tuberías con el propósito de reducir en hasta un 40 por ciento los reventones en la red.

 

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, durante su visita para ver las obras de renovación de redes en la calle Salesas, ha destacado que los técnicos municipales están trabajando ya en este proyecto con el objetivo de iniciar antes de que finalice este año las labores necesarias para su puesta en marcha en 2017.

 

Para ello, la red de tuberías contará con sensores y un sistema inteligente que regulará la presión automáticamente dependiendo de la demanda como, por ejemplo, dar mayor caudal a determinadas horas o días según las necesidades de cada zona, ha explicado el alcalde.

 

La red de abastecimiento de la ciudad de Salamanca es de 390 kilómetros y, dentro de ellos, el Consistorio renovará este año las tuberís en 27 calles para prestar un mejor servicio a las personas de Salamanca.

 

Así lo ha anunciado el alcalde, quien ha informado que la Comisión de Medio Ambiente dictaminará el próximo miércoles el proyecto para actuar en 20 vías, que se sumarán a las siete donde se está trabajando desde el pasado mes de febrero.

 

Es decir, el Ayuntamiento sustituirá a lo largo de este año cinco kilómetros de tuberías en 27 calles de 11 barrios de la ciudad, gracias a un proyecto anual que comenzó hace menos de dos meses con las obras para renovar las tuberías de la avenida de Villamayor, la calle Amapolas,  la avenida de La Aldehuela y que ha continuado con la nueva puesta en marcha en abril Salesas, Los Hidalgos y Domingo de Soto, para terminar por Gran Capitán (Vidal).

 

PRÓXIMAS ACTUACIONES

 

A estas vías se sumará un nuevo tramo de actuaciones para renovar las “deterioradas tuberías” de otras 20 vías en los barrios de San Cristóbal-Las Claras, Universidad, Centro, Sancti Spiritus y San José.

 

En concreto, las calles serán Banzo, Callejón de Pinto, Asadería, Pinto, La Parra, y Bodegones, así como las plazas San Cristóbal y del Santo, en San Cristóbal-Las Claras; Tostado, San Vicente Ferrer, Doyagüe, Silencio y Cuesta de Carvajal, en Universidad; Gran Vía, desde la plaza de San Julián a la del Empresario, en el Centro;  Cuesta de Sancti Spiritus, Pasaje de Sancti Spiritus, y calle La Reja, en Sancti Spiritus; y Diego Pisador y las avenidas Juan de Austria e Hilario Goyenechea, en el barrio de San José.

 

Esta nueva mejora tiene un presupuesto base de licitación de 1.046.833 euros, que se añaden a los 414.477 euros invertidos en las obras que han comenzado en siete calles de la ciudad. Y el plazo de ejecución es de cinco meses.

 

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

 

Las obras se acometerán “minimizando, en la medida de lo posible”, las molestias a los ciudadanos de la zona afectada y manteniendo el servicio de abastecimiento “salvo cortes puntuales”.

 

Para ello, según fuentes municipales, los profesionales renovarán tuberías de 125, 150, 200 y 400 milímetros, que tienen una antigüedad superior a 30 años y están “obsoletas”.

 

Según recoge el proyecto la renovación de la red de agua, los expertos utilizarán el mismo trazado de los conductos existentes e instalarán la red “principalmente en la calzada, salvo en el caso de las acometidas que será necesario intervenir en las aceras”.

 

La iniciativa renovará, además, las acometidas domiciliarias e instalará bocas de riego e hidrantes contraincendios en puntos estratégicos para cumplir con la normativa específica, ha apuntado el Consistorio.

 

La determinación de estas calles “se ha realizado teniendo en cuenta la frecuencia de las averías, atendiendo a las necesidades detectadas por los técnicos municipales y a las demandas de los ciudadanos”.