Las tasas judiciales reducen un 25% la llegada de contenciosos a los juzgados salmantinos

Juzgados de Salamanca.

Un año después del intenso debate sobre la aplicación de nuevas tasas judiciales, se empiezan a conocer las primeras consecuencias de su puesta en marcha.

LAS NUEVAS TASAS

Recurrir. Los ciudadanos que quieran recurrir en un proceso civil o contencioso tendrán que abonar 800 euros (antes solo pagaban las personas jurídicas, 300 euros). Si el recurso es de casación ante el Tribunal Supremo la cantidad sube a los 1.200 euros (antes, 600 euros).

 

Presentar demandas. También cuesta dinero cuando antes era gratis. En el caso de lo civil, 150 euros por un proceso verbal y cambiario (antes 90) y 300 euros (el doble) por un proceso ordinario. En el caso de lo contencioso-administrativo, son 200 euros por procedimiento abreviado (frente a 120 euros) y 350 euros por procedimiento ordinario (210 hasta diciembre).

 

Juzgado de lo social. Aquí solo se cobra por recurrir: 500 euros si es un recurso de súplica y 750 euros si es ante el Supremo. Para estos procesos, el Congreso modificó el proyecto original al eximir a los trabajadores del pago del 60% de la tasa prevista en estos recursos.

El pasado 11 de noviembre de 2012 entraba en vigor la nueva ley que establecía un aumento de la cuantía de las tasas para acudir a la justicia y la extensión del cobro a asuntos que hasta entonces había sido gratuitos, como los del juzgado de lo social. La norma tardó varias semanas en ser efectiva (no lo hizo hasta el 17 de diciembre) porque no estaban listos los formularios, con lo que el año 2013 empezó con las nuevas tasas ya vigentes. El efecto del incremento de los precios era una incógnita que ahora se empieza a despejar, y en el sentido esperado: ha reducido la actividad en los juzgados.

 

Según una respuesta parlamentaria publicada en el Boletín Oficiales de las Cortes Generales a finales de septiembre, la entrada de asuntos en el orden contencioso-administrativo se ha reducido un 25,9% en Salamanca durante el primer trimestre de aplicación de las nuevas tasas. En concreto, entraron 183 asuntos por los 247 del primer trimestre de 2012, cuando la cuantía a pagar por presentar una demanda de este tipo era inferior. Hay que recordar que el coste actual son 200 euros por procedimiento abreviado (frente a 120 euros anteriormente) y 350 euros por procedimiento ordinario (hasta ahora 210).

 

El dato de Salamanca está por encima de la media nacional, que describe una merma de trabajo en este aspecto concreto, el de los asuntos del contencioso-administrativo, del 22,9%, y también por encima de la de Castilla y León (23,4%).

 

Este tipo de demandas no son las únicas que sufrieron un cambio importante en las tasas, cuyo incremento afectó a todos los procesos. Los cambios se resumen en tres, fundamentalmente: por primera vez pagan también los ciudadanos y no solo las personas jurídicas; se extienden a los juicios por lo social en la fase de apelación (hasta ahora solo se exigían en procesos civiles y contencioso-administrativos); y las tasas suben entre 60 y 600 euros. Siguen sin estar obligados a pagar los ciudadanos que tengan derecho a justicia gratuita por sus bajos ingresos y tampoco se abonará nada en los procesos penales.