Las tasas, como El Mariquelo, escalan hasta el cielo