Las prótesis de cadera ya no entienden de edad

Radiografía de cadera

Durante años, las prótesis de cadera han sido utilizadas exclusivamente en los pacientes mayores pero, gracias al desarrollo de las técnicas quirúrgicas y de los materiales con los que están hechas, cada vez más pacientes menores de 55 años se someten a esta intervención para poder continuar con normalidad su actividad social y laboral.

De hecho, según el Análisis del Conjunto Mínimo Básico de Datos, facilitado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, alrededor del 10 por ciento de todas las prótesis de cadera que se implantan en España son en pacientes jóvenes.

 

Un porcentaje todavía inferior al de otros países como Canadá, Reino Unido o Finlandia donde se sitúa en el 15 por ciento. "Son muchas las razones que explican este aumento. Quizás porque se confía más en las técnicas, incluso en las de reconstrucción, y porque se han aumentado las indicaciones. Las prótesis han mejorado muchísimo y todo el mundo quiere estar bien", ha aseverado el expertotraumatólogo, cirujano ortopédico y director médico de Avanfi, Manuel Villanueva.

 

Y es que, si todo "va bien", la calidad de vida de los pacientes es "prácticamente normal" y pueden realizar casi todo tipo de ejercicios físicos como 'spinning', natación o esquí, a excepción de las carreras donde se producen impactos en la articulación. Además, Villanueva ha asegurado que las mujeres jóvenes pueden ser madres.

 

FIJACIONES BIOLÓGICAS

 

Todo ello es posible porque en estos pacientes se suele utilizar una fijación biológica, en la cual el hueso crece en la superficie rugosa con la que vienen recubiertas las prótesis.

 

Además, los metales ultraporosos han mejorado esta técnica ya que permiten que el hueso tenga el doble de puntos de anclaje a la prótesis. "Esto hace que se retrase mucho el punto crítico en el que se afloja la prótesis del hueso y eso va a influir en que las prótesis duren más", ha argumentado el primer español premiado por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS, por sus siglas en inglés) por una técnica quirúrgica sobre infección en prótesis de rodilla.

 

Otro elemento "fundamental" de las prótesis es el desgaste de la parte que se articula. "Entre la cabeza del fémur con el cotilo se genera una viruta que provoca una reacción inflamatoria como consecuencia de que el cuerpo intenta limpiarla al considerarla material extraño. Con el paso de los años, esa reacción inflamatoria se va comiendo el hueso alrededor de la prótesis hasta llegar el punto crítico en el que la prótesis no tiene suficientes puntos de anclajes y se afloja. Si mejoramos el número de puntos de anclajes y reducimos las partículas de desgaste entre los componentes que se articulan, estaremos haciendo que las prótesis duren más del 90 por ciento a los 20 o 25 años", ha explicado Villanueva.

 

Por este motivo, el también presidente de la Asociación Española de Cirugía Ecoguiada ha sugerido la posibilidad de modificar los criterios 'NICE' de excelencia porque definen que una prótesis es buena si funciona al 90 por ciento a los 10 años, cuando ya hay algunas que duran hasta los 20 años en "perfectas condiciones".

 

"A veces los cirujanos y los pacientes caen en las modas quirúrgicas, es decir, poner lo último y ,muchas veces en algunos modelos nuevos sólo hay seguimiento a los 15 años, mientras que hay otras con resultados contrastados que tienen una supervivencia a 25 y 28 años por encima del 90 por ciento, y esos son los que el médico debe elegir para los pacientes jóvenes", ha zanjado Villanueva.