Las prisas de la 'operaciĂłn bikini' llenan los gimnasios

La mayorĂ­a de las nuevas altas deja de acudir a los centros o cambia las tablas de ejercicios a su gusto una vez que pasa agosto

Durante los meses de verano la clientela de los gimnasios de Salamanca disminuye considerablemente. Los visitantes asiduos se dan de baja durante estos meses para disfrutar de las vacaciones, y las salas se llenan, sobre todo, de estudiantes con tiempo libre. Sin embargo, la mayorĂ­a de ellos no continĂşa con sus ejercicios despuĂŠs de agosto.

“Los jóvenes aprietan mucho en verano”, explica el monitor de uno de los gimnasios de la ciudad. “Normalmente, empiezan y al poco tiempo lo dejan, porque se cansan o porque no les gustan los ejercicios de las tablas.”

Los meses “fuertes” de los gimnasios son enero –por eso de las promesas para el año nuevo– y abril y mayo, con la “operación bikini”. Los gimnasios de Salamanca reciben entre 50 y 60 altas más de lo normal durante estos dos meses, sobre todo jóvenes. Además, “la gente que está apuntada y no acude con mucha regularidad, en esa época aprovecha más”.

El principal objetivo de las personas que se apuntan en abril y mayo, independientemente del género o la edad, es perder peso. De la gente que acude todo el año al gimnasio, “las chicas siguen con las mismas tablas, pero los chicos quieren definir músculo antes del verano”, apunta el monitor.

Sin embargo, avisa: “Alguien que no ha hecho ejercicio durante el año, es muy difícil que se ponga en forma en dos meses. Lo más recomendable es hacer ejercicio varios días a la semana y llevar una dieta equilibrada durante todo el año, para poder exigirse un poco más, si se quiere, antes del verano”.