Las previsiones apuntan a una producción media de lenteja de 800 kilogramos por hectárea

(Foto: Chema Díez)

La campaña ha sido irregular por la tardanza en la siembra y por las lluvias de los meses de marzo y abril, que provocaron el encharcamiento de algunas parcelas que perdieron casi toda su producción.

Los agricultores de la provincia de Salamanca se encuentran inmersos en plena campaña de recolección de la lenteja, con unos rendimientos desiguales en función de la zona en la que se haya sembrado el cultivo.

 

Y es que las lluvias de los meses de marzo y abril provocaron el encharcamiento de varias parcelas de la provincia, y muchas de ellas no se han podido recuperar por lo que "existen lugares donde los rendimientos serán de 500 o 600 kilogramos, mientras que otras contarán con 1.500". Así lo ha indicado el directo técnico de la asociación Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros, quien reconoce este hecho y que aún quedan varias semanas de recolección.

 

No obstante, la calidad del cultivo es "muy buena, porque las parcelas que están bien presentan un aspecto envidiable y ésa es una de las grandes bazas de la lenteja de la Armuña y por eso se apuesta tanto por ella", reconoce Armenteros.

 

En cuanto al valor de esta legumbre en el mercado, por el momento se desconoce ya que la mesa de cereales de la Lonja Provincial de Salamanca optó por dejar el cultivo sin cotizar a la espera de la nueva campaña y de la cantidad que finalmente se comercialice