Las piruetas de Ramón Alonso adornan los cielos salmantinos ante 4.000 personas

Los cielos salmantinos volvieron a erigirse ayer en la excepcional pista de pruebas del mejor vuelo acrobático del planeta. El campeón mundial de la especialidad, el madrileño Ramón Alonso, ofreció lo mejor de su espectacular repertorio de piruetas, picados, toneles o suspensiones en el aire ante cerca de 4.000 personas que se concitaron en las inmediaciones de la ribera del Tormes.
E. S. C.

De la mano de Escuela de las Líneas Aéreas Adventia, el as internacional de la aviación ensayó los nuevos ejercicios con los que competirá el próximo año en el campeonato mundial de la especialidad. Y lo hizo en la que es la única exhibición de vuelo acrobático que se permite en España sobre tierra firme, ya que otras, como las de Vigo, Barcelona, Valencia o Gijón se realizan sobre el mar. La prestigiosa figura del campeón español y las pertinentes gestiones de los responsables de Adventia hacen posible que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) autorice esta actividad de manera excepcional. Gracias a ambos factores, los salmantinos pudieron disfrutar ayer del plato fuerte del programa Salamanca en el Aire, con el que se conmemora el centenario de la aviación en España. La exhibición de Ramón Alonso, segunda que realiza en los cielos salmantinos, comenzó en torno a las 13.30 horas y duró apenas 14 minutos. Tiempo suficiente para que el as madrileño encandilara a los miles de aficionados que se concitaron tanto en el puente de la Universidad como en el de Sánchez Fabrés y el puente Romano. Los complicados ejercicios que realizó, y en los que demostró su total control a los mandos del Sukhoi 31, le sometieron a varias ‘ges’ de presión en su cuerpo y le hicieron perder hasta dos kilos de peso en apenas 14 minutos. A modo de anécdota, el campeón nacido en la ahora ciudad marroquí de Tetuán hace 52 años recuperó las fuerzas perdidas degustando un suculento filete de ternera charra. Entre el numeroso público que se concitó en las inmediaciones del Tormes a su paso por la capital se encontraban el fundador del Museo de la Automoción, Demetrio Gómez Planche; el delegado de Defensa en Salamanca, el coronel Vicente Otero; el director general de la Fundación NIDO Mariano Rodríguez, Gustavo del Pozo; el gerente del Consorcio del Láser y ex director general de Adventia, Pedro García, o la subdirectora de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, Zulima Sánchez. Ya por la tarde, Ramón Alonso, único civil autorizado para competir en festivales aéreos militares, acudió a El Corte Inglés, donde firmó autógrafos y obsequió a los asistentes con 600 maquetas de aviones cedidas por la firma comercial.