Las peñas y la corte de honor ponen colorido a la noche con las carrozas

Cerca de una veintena de peñas pusieron la animación a la noche del viernes en el inicio de las Fiestas del Toro, celebraciones en honor al Cristo de las Mercedes y que discurren a lo largo de estos días con los festejos taurinos como principales eventos.
Miguel Corral / F. M.

Pero antes, en ese inicio festivo, hubo tiempo para el buen humor, la imaginación y la emoción. El buen humor en cada una de las carrozas de un bullicioso desfile con la Plaza hasta la bandera; la imaginación en las parodias representadas; y la emoción, en los alcaldes, ediles y representantes de estos en el homenaje que recibían del Ayuntamiento, una treintena de personas que desde 1979 dejaron una parte de su vida en beneficio de su pueblo y de los vecinos de Barruecopardo.

De este modo, cada uno de los cuatro alcaldes que han presidido la Corporación en este periodo, Deogracias Carreto Pérez, Mario Carreto Fuentes, Aurelio Casado Norato y Jesús María Ortiz, recibían una placa en señal de reconocimiento a su dedicación. Al mismo tiempo, cada uno de ellos, o sus representantes, hacía lo propio con quienes fueron sus ediles, aunque en este caso el obsequio consistió en un cuadro a modo de orla con todos los miembros de la legislatura.

También, fue el momento para homenajear al equipo local de fútbol por su victoria como vencedores absolutos del Trofeo Diputación de Fútbol, un galardón que festejaron en su Plaza y ante la admiración de los más pequeños. Pero aún quedaba en esa larga noche un momento especial. La corte de honor 2010 recibía sus respectivas bandas, ramos de flores y corona que acreditan a Aída Olivera Benito, Raquel Salazar Peña y Aintzane Fernández Olivera, como reina y damas, respectivamente, de estas Fiestas del Toro 2010.

Así, tras una noche de colorido y buen ambiente, amanecía la mañana del sábado, bajo el son de la charanga de las peñas, siempre presente para animar cada festejo. Los actos de la mañana se centraron en los encierros. El primero de este día, el encierro de carretones tuvo a los niños como protagonistas. Como se hizo corto, realizaron una segunda versión, tan animada y divertida como la primera, especialmente para los padres que llevaban a algunos de sus hijos asustados.

Después de que los agentes de la Guardia Civil repasaran las diferentes vallas para comprobar su seguridad, el segundo encierro, el de los mayores, comenzó con veinte minutos de retraso. También se vivió en dos sesiones. En la primera, participaron cuatro cabestros, un novillo y una vaca; y en la segunda soltaron a otra vaquilla. En la primera, lo único que costó un poco más fue que los animales entraran en los corrales.