Las peñas invocan al espíritu del ascenso contra el Real Madrid C

COMO ENTONCES, DELANTE ESTÁ UN FILIAL DE PRIMERA. La afición chacinera quiere emular contra el Espanyol B el éxito de junio de 2006
J.A.S.

El 25 de junio de 2006 el Guijuelo subía a Segunda División B. El conjunto chacinero, espoleado por casi 700 aficionados que se desplazaron con el equipo para llevarle en volandas, subía después de caer por 2-1 ante el Real Madrid C. Un equipo, el merengue, repleto de promesas del fútbol nacional y en el que brillaba con luz propia Granero. El empuje de la afición tuvo mucho que ver en aquella victoria, en la que los seguidores chacineros ocuparon, casi de forma literal, la Ciudad de Valdebebas.

Esta vez también toca gesta y no es por un ascenso, sino por lograr la ansiada permanencia, pero hay aspectos comunes con aquella final de hace ya casi cuatro años: se jugará contra un filial de un equipo de Primera División y la afición volverá a responder. Así se lo han hecho ya saber peñas y aficionados al club, que baraja varias opciones para facilitar el viaje a todo aquél que quiera animar en Barcelona. Si en 2006 fue el Ayuntamiento el que fletó autobuses gratuitos, esta vez se estudia también poner vehículos a disposición de los aficionados o incluso facilitarles el viaje en avión. De momento la agrupación que más interés ha mostrado ha sido la Peña Guijuelo, que ayer hablaba con el presidente Jorge Hernández para organizar el viaje. Los jugadores tienen esta vez un doble hándicap para verse arropados por sus seguidores, con el que no se contaba en 2006. Por una parte, la mayor distancia a recorrer. Por otra, que pase lo que pase en tierras catalanas, el equipo tendrá otra oportunidad en el encuentro de vuelta. Con todo, la afición volverá a ser el jugador número 12 en una cita clave para su equipo.