Las OPA suspenden la política agraria del PSOE en sus siete años de mandato

Vicente de la Peña y Guillermo González, los más críticos con la Administración y el sistema actual
La actual legislatura del gobierno del PSOE tocará a su fin el próximo 20 de noviembre con la incógnita de las medidas que tomarán Rubalcaba o Rajoy en relación al campo si salen elegidos, aunque este último ya ha anunciado que creará de nuevo el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

En los siete años de mandato socialistas, el presidente del Ejecutivo, Rodríguez Zapatero, decidió suprimir el Ministerio de Agricultura en detrimento del actual bajo el nombre de Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) con dos ministras al frente: Cristina Espinosa (seis años) y Rosa Aguilar (1año).

La valoración que hacen de estas dos legislaturas los representantes de las Organizaciones Profesionales (OPA) de la provincia no es demasiado buena porque sienten que se ha dejado al campo “de lado” y que no se han defendido “del modo correcto los intereses españoles en Bruselas”.

Así, el presidente de la Cámara Agraria y de Asaja, Vicente de la Peña fue muy duro con la actuación del actual ejecutivo señalando que los agricultores y los ganaderos “hemos sido los grandes olvidados por Zapatero en estos siete años y la primera prueba fue la supresión del Ministerio de Agricultura y Ganadería”, destacó.

También denunció que en Bruselas, “que es donde se cuecen las cosas, no se ha hecho absolutamente nada debido a la ineficacia de las dos ministras que hemos tenido y la prueba está en que después de la masiva protesta del campo el 21 de noviembre de 2009 en Madrid, se ha conseguido muy poco por no decir nada”, señaló De la Peña.

De la Peña resumió así las políticas agrarias de Zapatero: “Estos años han sido una burla y una tomadura de pelo para los agricultores y ganaderos”.

Por su parte, y también muy crítico con la actuación del gobierno aparece el secretario provincial de UPA, Guillermo González, quien recrimina al ejecutivo su carácter “simplón y desapercibido”. Para el líder de UPA, uno de los principales problemas está en el auge de “las grandes cadenas de distribución que son las que se llevan todos los beneficios porque en otros países como Francia y Alemania se firman convenios de mínimos, de modo que el año que el agricultor o el ganadero no ganan nada, tampoco lo pierden, se quedan como están y no como ocurre en España”.

Por tanto, “el campo ha perdido una gran renta en todo este tiempo y ninguna de las dos ministras ha sabido llevar al sector por el buen camino, especialmente en la defensa de la PAC, aunque Rosa Aguilar diga que está en contra; y sí, yo me creo lo que dice pero como sabe que le queda muy poco tiempo ni busca aliados ni nada de nada”, destacó González. Sin embargo, para Guillermo González, un buen acuerdo fue el que se firmó hace años con el gasóleo “que sí benefició al sector”.

Aurelio Pérez, más moderado
Por último, el secretario provincial y regional de COAG, Aurelio Pérez, mostró un tono más conciliador y moderado pero también crítico con la Administración. “No hay duda de que el sector está pagando las consecuencias de una mala gestión por parte de los gobiernos porque esta crisis no la ha provocado el campo ni tenía nada que ver en ella pero sí se ha visto arrastrado hacia la misma”, señala Pérez.

Para el secretario regional y provincial de COAG las cosas podían haberse hecho mucho mejor, “aunque sí es cierto que ha habido buenos acuerdos como el conseguido en el gasóleo por esta organización o los préstamos concedidos por sequía en el año 2005 que también fueron muy importantes”, concluyó.