Las OPA solicitan que el porcino también se incluya en los seguros contra los ataques del lobo

Demandan además que los daños se definan como bien patrimonial ya que el lobo es una especie protegida
Los últimos y contundentes ataques del lobo en la provincia de Salamanca ha sido la gota que ha colmado el vaso para los ganaderos y las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA). La necesidad de tener un seguro (suscrito por los propios profesionales) no les convence en absoluto y demandan a la Junta que sea ella la que se haga cargo de la cuantía de los daños y de los seguros.

Pero no todo queda ahí, porque también demandan que el sector del porcino sea incluido en los seguro contra el lobo, hecho que por el momento no está registrado. “No entendemos por qué tenemos que ser los ganaderos los que debemos cargar con el seguro. Si el lobo es una especie protegida, que la Junta controle las manadas”, señala Luis Ángel Cabezas, presidente provincial de Asaja.

Asimismo, reivindica que los daños se paguen “como bien patrimonial porque el patrimonio de los ganaderos son sus animales y es por lo que tenemos que luchar en cada momento. Los intereses del sector son nuestra prioridad”, destaca Cabezas.

No hay que olvidar que la polémica más reciente con el lobo se remonta a finales del año 2008 cuando los ataques fueron continuados de manera especial en la comarca de Ledesma, igual que en los años siguientes.

Ahora, en 2012, las muertes de animales por ataques del cánido continúan y los ganaderos se han cansado de perder dinero aunque la Junta, en concreto la consejería de Medio Ambiente ya ha ratificado que no se hará cargo de los seguros y habrá que ver qué ocurre con el control de las manadas.