Las OPA cargan contra la Junta que convoca la mesa ganadera

‘Lengua Azul’. Los representantes de los sindicatos agrarios criticaron, además, duramente a las asociaciones ganaderas “y a los que piden que la vacunación sea voluntaria, una barbaridad absoluta”
Chema Díez

Casualidad o azar del destino, el mismo día en que las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA) criticaron la actuación de la Junta por su “pésima” gestión por las secuelas de la vacuna contra la lengua azul, y la emplazaban a convocar la mesa ganadera o saldrían a movilizarse a la calle, la Administración fijaba una fecha para reunirse con los representantes de los sindicatos, el próximo lunes 15 de febrero.

Por ello, los representantes de COAG, Aurelio Pérez, Asaja, Vicente de la Peña y UPA, Guillermo González, mostraron su decepción y criticaron a la Junta por su “pésima” gestión derivada de las consecuencias de la vacunación contra la lengua azul y el pasotismo a la hora de establecer indemnizaciones.

Así, el secretario provincial y regional de COAG, Aurelio Pérez, cargó además contra las asociaciones ganaderas y colectivos que piden “una vacunación voluntaria, una barbaridad que va contra la Ley actual y que encima genera mucha crispación en el sector, e incluso nos critican a las OPA por no acudir a sus encuentros”. También hizo referencia a la Red de Alerta Sanitaria creada en Gerona y que defiende los intereses de ganaderos de Ciudad Rodrigo, “que no son gratis ni mucho menos”, y cuyo representante, el “ganadero más mediático, Francisco Sánchez, sí obtuvo indemnizaciones por valor de 130.000 euros”.

Por su parte, el presidente de Asaja y la Cámara Agraria, Vicente de la Peña, incidió de nuevo en “la chapuza de la Dirección General de Producción Agropecuaria porque ha incumplido su promesa de ejecutar las indemnizaciones a los ganaderos cuyos expedientes resultaran positivos. Es más, en la última reunión, la Junta estableció que para el ovino se hallaría la media de los dos últimos años y para el vacuno, de los tres últimos, para observar las anomalías en la muerte de los animales en la explotación”.

Además, los representantes de las tres organizaciones estuvieron de acuerdo en su reclamación a la Junta por incumplir su palabra, así como pedirle que convoque la mesa ganadera (algo que ya ha hecho), pero al mismo tiempo apuntaron la “obligatoriedad de la vacuna”. Esto, con el objetivo de evitar que la enfermedad de la lengua azul se propague y aparezcan nuevos serotipos aparte de los existentes, “aunque muchos se empeñen en reiterar su voluntariedad”.