Las OPA anuncian una movilización el 1 de junio en la festividad de su patrón

Buena cosecha. El campo deja a un lado la petición de lluvia y la sustituye por la ausencia de heladas y las buenas temperaturas así como por una alta producción de cereales.
Chema Díez

Este año no vamos a pedir agua porque ya tenemos bastante, así que pediremos otra cosa”. Con estas palabras comenzó la Eucaristía celebrada en la jornada de ayer en honor a San Isidro Labrador, patrón de los agricultores y ganaderos, que sobre todo desean una buena cosecha y que el tiempo respete los cereales.

Además, y como acto reivindicativo, las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA) aprovecharon para anunciar una nueva movilización el próximo 1 de junio en Mérida con motivo de la reunión de Ministros de Agricultura de la Unión Europea.

Una protesta que se realiza “porque estamos peor que el pasado 21 de noviembre cuando salimos a la calle. No hemos avanzado nada en las negociaciones porque la ministra ha tratado de dinamitar todos los encuentros para arreglar la situación”, apuntó el presidente de Asaja y la Cámara Agraria, Vicente de la Peña. Además, hizo alusión a la cosecha de cereales, “y esperemos que no haya más heladas y que el valor del producto tienda al alza porque si cogemos la hoja de precios actual y la de hace 20 años es la misma salvo el cambio de pesetas a euros”.

Por su parte, el secretario provincial y regional de COAG, Aurelio Pérez, aludió al “buen comportamiento del santo, porque hace lo que puede y lo que ocurre es que nosotros se lo ponemos muy difícil”. Asimismo, hizo una petición relativa a la reforma de la PAC, “porque debemos tener una política que reconozca al sector como estratégico y necesario, no sólo para la alimentación sino para la diversidad. Por tanto, esperemos que el Santo intervenga de modo positivo en esas negociaciones y que el agricultor pueda vivir de un modo digno con su trabajo y su producción”.

Por último, el secretario provincial de UPA, Guillermo González, dejó atrás las críticas y apeló a la “sensatez” como base para el futuro y debido a la crisis “hay cosas que deben cambiar. Como sector primario estamos pagando el pato porque no hay rentabilidad y pido a los políticos que haya una reducción de sus sueldos por lo menos hasta que dure la crisis y tratar de reactivar la economía, con unas medidas que no son del todo justas”.

El santo, acompañado
En este día festivo, san Isidro Labrador estuvo arropado por los profesionales del sector, aunque en menor medida que el año pasado. Por su parte, acudieron al acto varias personalidades políticas y relacionadas con el sector con la vista puesta en la cosecha de cereales. Por tanto, en tiempos de crisis el sector se encomienda a la fe que muchos tienen en que esta situación salga adelante y salga airoso de unos tiempos aciagos. Este año, los agricultores no piden lluvia y tan sólo se conforman con no perder dinero; no obstante prometen guerra y el 1 de junio comienza una nueva entrega.