Las obras en la cárcel de Topas agravan sus problemas de superpoblación de reclusos

(Foto: Acaip.es)

La prisión de Salamanca cuenta con 982 presos pese a tener tres módulos residenciales cerrados por obras en los sistemas de seguridad de las puertas, situación que pasará a otras zonas de la cárcel y que se prolongará cerca de un año más.

La superpoblación de presos en el cárcel de Topas continúa, y todo ello pese a haber rebajado una cifra de reclusos que llegó incluso a los 1.300. La reforma del Código Penal y la apertura de nuevos centros ha provocado que en el conjunto de España, los juzgados por la ley se hayan repartido más por los penales de la geografía nacional.

 

Pero, pese a todo, la prisión salmantina está por encima de sus número. Así, y según los datos oficiales del Gobierno, la cárcel de Topas cuenta con 982 presos, cuando su capacidad total en para 1.008 reclusos.

 

Solo con estas cifras, incluso Topas mejoraróa sus número, si no fuera porque tres módulos residenciales con capacidad para más de 70 personas se encuentran cerrados por obras en los sistemas de apertura y cerrado de las puertas de las celdas, situación que pasará a otros módulos y que se prolongará al menos un año más.

 

Eso es lo que indican desde el sindicato de la cárcel de Topas, Acaip, que cifra en 150 presos el nivel de superpoblación del penal salmantino, que sigue en una delicada situación, con una masificación continuada por unas obras que dieron comienzo en junio de 2014, pese a ser necesarias.

 

"Porcentualmente seguimos estando por encima del nivel que podemos acoger, pero es lo que hay y aún seguiremos así hasta el final de las obras", indican desde Acaip.

 

COMISIÓN DE SERVICIO Y SEGUNDA ACTIVIDAD

 

Por otro lado, y según datos oficiales, la cárcel de Topas cuenta con 22 trabajadores en Comisión de Servicio (21 de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIP) y 1 de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (TPFE)) y 40 en segunda actividad, todos ellos pertenecientes al SGIP.