Las notas de un CD Guijuelo "Sobresaliente"...

(Foto: Chema Díez)

El equipo salmantino afronta el futuro después de una temporada de éxito en la que jugadores y cuerpo técnico tienen 'nota y apellido'.

El CD Guijuelo ha pasado un año de exámenes continuos porque

 

WILFRED (9): Uno de los mejores de la temporada. No en vano, ha logrado el Zamora del Grupo I y ha salvado al Guijuelo en numerosas ocasiones. Ha dado mucha seguridad a la defensa en el juego aéreo.

 

JORGE SÁNCHEZ (7): Este año ha sido de aprendizaje para él y pese a estar a la sombra de Wilfred, ha dado mucha calidad a los entrenamientos y 'ha apretado' al andaluz. En los tres partidos que ha disputado (2 de Copa RFEF y uno de Liga) ha renido a buen nivel. Mucho futuro.

 

GAGO (8): Solo una lesión le apartó más de dos meses de los terrenos de juego, pero volvió igual que antes. Cumplidor atrás y con grandes subidas en ataque, cometió pocos errores.

 

JONATHAN MARTÍN (8,5): El capitán dentro y fuera del campo. Su experiencia le ha valido para hacer un gran año, olvidando por completo la lesión. Ha formado junto a Ángel Martínez, una de las mejores parejas de centrales de la categoría. El jugador que cualquier entrenador querría en su equipo.

 

ÁNGEL MARTÍNEZ (9): Comenzó como lateral izquierdo hasta la recuperación de Razvan. Como central ha hecho un 'temporadón' y no le van a faltar novias. Rápido, seguro y con buena salida de la pelota. Jugar con Jonathan ha sido "como un máster" para él.

 

RAZVAN (6,5): Comenzó sorprendiendo a propios y extraños con su velocidad y su seguridad por el costado derecho, una vez que se acopló al equipo. Pero en el final de temporada no ha rendido a ese nivel y ha perdido fuelle. Puede y debe ser el del principio de temporada.

 

TEJEDOR (7): Comenzó el año con muchas dudas y con irregularidad. Pasó de jugar al banquillo o a no ir ni convocado. Pero en el tramo final de la Liga ha vuelto a ser el jugador que debe ser mostrándose muy seguro y dando la talla en los partidos donde el equipo se jugaba el play off en el propio cruce frente al Leganés.

 

TOMÁS (7): Este año ha sido mucho más importante fuera que dentro del terreno de juego muy a su pesar. Todo un ejemplo de profesionalidad

 

VALERO (8,5): Ha rendido a un nivel espectacular en su 'nueva' posición como interior junto a Javi Moreno. Llegada, velocidad y sacrificio han sido sus señas de identidad. Sorprendía a la defensa rival son sus llegadas y su conexión con Jonathan.

 

MORENO (9): El baluarte en el centro del campo del CD Guijuelo. Ha dado el equilibrio al equipo y tras un inicio con ciertas dudas, se ha convertido en una pieza más que fundamental de la que seguirán disfrutando los aficionados una temporada más.

 

DE LA MOTA (7,5): Apareció, desapareció y se ha convertido en una pieza clave en este importante final de la temporada ya que ha jugado los partidos más relevantes del equipo. Calidad, pase y gran capacidad para tener la pelota.

 

TELES (6): Ha defraudado y nunca ha llegado a adaptarse al ritmo del equipo. No ha tenido muchas oportunidades pero porque no se las ha ganado y tampoco ha sabido aprovecharlas. Calidad le sobra por arrobas pero con eso no solo vale en Segunda B. Quizá si hubiese llegado al principio...

 

NÉSTOR (6): Llegó junto a Teles en el mercado de invierno y él lo hizo desde Canarias. Le costó adaptarse y los partidos que disputó mostraron lo que puede aportar, pero ha sido muy difícil desbancar a los que ya estaban jugando. La próxima temporada puede rendir a un mayor nivel.

 

MANU (7): Velocidad, desborde y muchas ganas. Pero ha sido un año irregular para él porque no ha tenido la continuidad deseada en el tramo final de la temporada. Quizá le ha faltado algo para dar ese salto de calidad, pero ha aportado muchas cosas al equipo.

 

(Foto: Chema Díez)

 

RUBÉN PEÑA (10): Sin suda, el mejor del CD Guijuelo esta temporada. Ya es una realidad y ha demostrado que se le queda pequeña la categoría. Velocidad, desborde, gol, defensa... lo tiene todo para ser un gran jugador dada su juventud y rindió a la perfección los partidos en los que tuvo que jugar de lateral derecho.

 

CARLOS RUBÉN (8): Clase y calidad definen a este jugador que siempre ha aportado algo distinto. Por poner algún pero, quizá ha sido algo intermitente pero le ha dado mucho al equipo este año.

 

CHUCHI (8,5): 'Alma Mater' del Guijuelo. A sus casi 36 años ha dejado su sello de calidad en los campos en los que ha jugado y se ha 'partido el pecho' por el equipo. El '10' del Guijuelo ha sido quizá la prolongación de Rubén de la Barrera en el campo.

 

GARBAN (7,5): Sacrificio, lucha y entrega. El delantero salmantino lo ha dado todo cada vez que ha salido al campo y ha marcado goles importante como el de Luanco. Cada vez que ha salido ha aportado cosas y suple sus limitaciones con otras muchas cosas. La próxima temporada, Guijuelo disfrutará de su futbol.

 

PINO (7,5): Irregular pero con mucha calidad. Le ha faltado ser más constante y estar en el partido los 90 minutos y a veces daba la sensación de estar 'fuera'. Pero ha sido el máximo goeador con 11 tantos.

 

BALLESTEROS (6,5): No ha sido el año del 'matador'. Se esperaba mucho más de él pero si no lo ha conseguido no es por no haberlo intentado. Quizá el hecho de haber estado casi un año fuera de la lesión le haya lastrado, pero tiene el gol en las venas y lo va a seguir demostrando. Es un 'killer'.

 

(Foto: Chema Díez)

 

RUBÉN DE LA BARRERA (9,5): Solo le ha faltado medio punto para la perfección y ha sido el ascenso a Segunda. Cogió un equipo humilde con el objetivo de la permanencia y lo ha llevado a la gloria del play off donde no fue inferiro a todo un Leganés. Impuso una idea de juego basada en la pelota y el equipo ha mantenido la identidad siempre. El mérito del entrenador gallego ha sido incalculable...

 

ÁLEX LÓPEZ Y ÁLVARO GARCÍA (8): Secundarios de lujo para Rubén de la Barrera. Su trabajo en la sombra no es reconocido, pero es muy efectivo y eso lo han notado los jugadores. Tienen mucha culpa del éxito de este equipo.

 

DAVID NUFRÍO: Sin nota porque su labor no se puede valorar. Motivador nato, ha sabido llevar a la mente el trabajo de recuperación que hace con las manos y ha sabido 'sanar' al jugador inculcándole un carácter ganador. Muy importante su labor en el éxito del equipo.