Las medidas de apoyo a emprendedores no despegan

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Las ventajas fiscales no despiertan la contratación y la gran apuesta por incentivar el empleo joven y de nuevas iniciativas no supone ni el 0,7% de las contrataciones en la provincia.

DEDUCCIONES IMPORTANTES

 

Las empresas que se acogen a la contratación de apoyo a emprendedores tienen derecho a una deducción fiscal de 3.000 euros cuando contraten a su primer trabajador, siempre que sea menor de 30 años.

 

Los emprendedores que contraten a un trabajador en paro bajo esta modalidad pueden deducirse fiscalmente el 50% de la prestación por desempleo que viniera cobrando el trabajador durante un año.

 

Las empresas pueden acceder a bonificaciones de hasta 3.600 euros en los tres primeros años si efectúan este contrato con jóvenes de entre 16 y 30 años, y de hasta 4.500 euros si contratan a mayores de 45 años.

Una de las grandes apuestas del Gobierno por frenar el paro en general, y el que afecta a los jóvenes en particular, no acaba de despegar. Ni la estrategia de emprendimiento y empleo joven, aprobada en marzo de 2013, ni los contratos de apoyo a emprendedores, introducidos en marzo de 2012, terminan de dar los resultados que se esperan. Y la contratación aparejada a estas ayudas no supone ni el 1% de los firmados en la provincia.

 

Creados en marzo de 2012, permitían acceder a importantes bonificaciones a empresas por contratar a menores de 30 años y desempleados beneficiarios de prestación contributiva y a autónomos que contrataran a su primer empleado menor de 30 años. Se hicieron para impulsar la contratación, especialmente de jóvenes, en empresas de menos de 50 trabajadores... y superado su período de prueba, de un año, la medida no ha dado los resultados esperados.

 

Son 776 los contratos de apoyo a los emprendedores que se han firmado en la provincia desde que se estableció esta figura, que incluye las modalidades citadas. Hay que tener en cuenta que en la provincia se firmaron solo durante el año pasado 77.975 contratos de todo tipo a lo largo del año. Así que los menos de 800 en 20 meses de trayectoria no parecen suficientes.

 

Según los datos ofrecidos en una respuesta parlamentaria en el Congreso, entre marzo y diciembre de 2012 se firmaron 495 y entre enero y agosto de este 2013, otros 281. Y la tónica no es exclusiva de Salamanca: en el cómputo nacional han subido un 1% entre 2012 y 2013 y su cifra total, algo más de 135.000, se antoja escasa en 20 meses.

 

Este tipo de contratación no se ha animado ni siquiera con la llegada del programa de la estrategia de emprendimiento y empleo joven, que se estrenó en marzo. De hecho, y viendo las cifras de los contratos de apoyo a emprenedores, su aceptación tampoco ha ido en aumento, algo que suele ocurrir con las nuevas fórmulas de contratación. Entre marzo y agosto de 2012 se hicieron 368, y en el mismo período de 2013 se rubricaron 248, con lo que su utilización baja, lo que plantea dudas sobre si es un instrumento adecuado.