Las mayores 'cantadas' urbanísticas del Ayuntamiento de Salamanca

El Ayuntamiento de Salamanca acumula una larga lista de gestiones urbanísticas desafortunadas que han acabado en los tribunales, en la ruina o han generado polémica. Repasamos algunos de los fundamentales.

La 'hoja' de servicios en materia urbanística del Ayuntamiento de Salamanca está llena de borrones que jalonan una trayectoria poco ejemplar. Desde hace años, muchas de las grandes gestiones han acabado en los juzgados, son una ruina o han generado una enorme polémica (y algunas veces las tres cosas). Estas son las más destacadas, aunque no las únicas: las licencias de Vialia, las transferencias urbanísticas... son algunos de los casos pendientes. La suma de los errores, sobrecostes, gastos judiciales e inversiones fallidas es millonaria.

 

1. 15 MILLONES EN MULTAS SIN COBRAR A LOS CONSTRUCTORES. En 2007 salió a la luz que el consistorio salmantino iba a dejar de cobrar 15 millones de euros en multas a constructores por no reclamarlas a tiempo. La multa al constructor Mario Curto, amigo personal del alcalde, permitió conocer el caso tras recoger una sentencia del Tribunal de los Contencioso-Administrativo que se había prescrito el plazo para cobrar la multa que se le impuso por haberse excedido en 2.011 metros cuadrados en una promoción que inició en 1996 en la calle El Greco.

 

El Ayuntamiento había multado por unos 15 millones de euros por un exceso de 30.000 metros cuadrados a un grupo de constructores, pero en la mayoría de los casos, no pudo  tramitar el pago de las multas porque habían transcurrido más de cuatro años desde que se iniciaron las promociones de viviendas hasta que se ha reclamado el pago del dinero. En total eran 70 promociones las afectadas por la deuda de edificabilidad, la mayoría prescritas. 

 

2. PARKING DE LOS BANDOS. Durante años fue el proyecto estrella del Ayuntamiento, pero hace ahora algo más de 15 meses que decidió renunciar a ejecutarlo de manera definitiva. Fue el 10 de octubre de 2014 en un pleno, pero a ese punto se llegó tras numerosos tropiezos. El proyecto provocó numerosas protestas ciudadanas y la advertencia por parte de Unesco de que actuar en la zona, que está protegida, podría suponer la pérdida de la condición de Ciudad Patrimonio de la Humanidad. A pesar de ello, se llegó a cerrar un proyecto y se adjudicó a una empresa. Y todavía no está cerrado por completo: la empresa a la que se adjudicó la construcción puso un pleito y reclama al Ayuntamiento casi 4 millones de euros.

 

3. PARQUE DE MAQUINARIA. Una inversión que lleva parada desde 2008 y que iba a costar 3,1 millones de euros. Una sentencia prohibió al Ayuntamiento construir en la zona y sacó a la luz la ocultación de un informe contrario de CHD. El pasado junio de 2015 el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León anulaba la resolución de la Conferencia Hidrográfica del Duero por la que se autorizaba la realización de las obras del Parque de Maquinaria de Limpieza Urbana ubicado en Huerta Otea.

 

4. EDIFICIO ÍSCAR PEYRA. El edificio de nueva construcción al que el Ayuntamiento de Salamanca trasladó muchos de sus servicios en 2005 va a ser un capricho caro. La operación, diseñada hace una década, le va a costar casi 25 millones de euros entre el alquiler con opción a compra que paga al Obispado, las obras de construcción y el sobrecoste que va a suponer la decisión del actual alcalde de posponer la compra diez años, del 2015 en el que estaba prevista a 2025.

 

5. CASO MALOTAS. El nuevo parque industrial proyectado en el sector de Las Malotas ha quedado en el olvido a pesar de ocupar el primer puesto en las promesas del alcalde para su anterior legislatura. El motivo, la oposición frontal de empresarios, la oposición en el Ayuntamiento, diversos partidos políticos y colectivos vecinales al que era gran proyecto del mandato de Fernández Mañueco. 

 

El motivo de la contestación, el hecho de que se iban a emplear 3,5 millones de euros de dinero público en promover un polígono industrial de titularidad privada que estaba parado por falta de demanda; la patronal y la Cámara se opusieron a su desarrollo por no ser necesario en un panorama en el que los polígonos de la ciudad cuentan con suelo y naves vacías suficientes por culpa de la crisis. El hecho de que los terrenos pertenecieran al presidente de Gruposa, empresa editora del periódico La Gaceta, y a un implicado en el caso 'Malaya' terminaron por enterrar esta propuesta.

 

6. MANTENIMIENTO PISCINAS. A finales de 2014 las piscinas municipales cambiaron de manos tras quince años bajo gestión de la misma empresa, Eulen. Sin embargo, no fue hasta que se concedió el contrato a una nueva empresa que afloraron las deficiencias en el mantenimiento. La concesionaria estaba obligada a tener las instalaciones al día, pero no lo había hecho como se desveló en un informe. El coste, 6,5 millones de euros que el Ayuntamiento pretendía haber asumido. Los grupos de la oposición se han negado y ha habido que cambiar el plan. Se ha modificado el contrato para que la nueva empresa responsable asuma 2 millones de euros y los otros 4,5 millones se van a reclamar por exigencia del PSOE.

 

7. NUEVO MERCASALAMANCA. Cuando en 2009 el Ayuntamiento de Salamanca estrenó por todo lo alto las nuevas instalaciones de MercaSalamanca, pocos eran los que hubieran apostado por su situación actual. La sociedad que lo gestiona arrastra pérdidas continuadas, de más de 400.000 euros en 2014; tiene una importante deuda financiera, 26 millones de euros; sus ingresos por las tarifas que pagan los mayoristas están lejos de las previsiones; y la operación que tenía que haber salvado sus cuentas, la venta de los terrenos de sus antiguas instalaciones, es imposible de concretar porque nadie compra ni con la rebaja que se ha hecho. El Ayuntamiento, que tomó posiciones para asumir todo el protagonismo en su gestión, tendrá que cargar con el 'muerto' durante muchos años: los créditos vencen en 2025.

 

8. CIUDAD DEPORTIVA DE LA ALDEHUELA. En unos días abrirá sus puertas, pero ha sido uno de los grandes fracasos de la gestión política de los últimos años en Salamanca porque nada ha salido bien. La instalación acumula casi cuatro años de retrasos y ha sido un ejemplo de gestión desafortunada: se concedió a una empresa, quebró, el Ayuntamiento tardó muchos meses en exigirle avances, se tardó en romper el contrato, se licitó de nuevo, la nueva concesionaria estaba en problemas y volvió a retrasar las obras, hubo que cambiar el contrato a última hora para ajustar el proyecto... Va a tener un coste de unos 30 millones de euros entre la obra y la subvención a la empresa privada que la va a gestionar.

 

9. ZALDESA. El proyecto de la plataforma logística multimodal de Zaldesa es uno de los que más interés despiertan en el Ayuntamiento, pero no ha estado acompañado de avances significativos a pesar de las fuertes inversiones. Los planes incluían la entrada de los puertos de Leixoes y Aveiro en el accionariado de la sociedad y la construcción de un puerto seco por un presupuesto de cerca de 15 millones de euros. El Ayuntamiento tiene previstas aportaciones de 6,6 millones de euros y la fecha prevista de inicio del proyecto era octubre de 2015. Pero no pudo ser porque no logró financiación europea: se quedó fuera del reparto por la mala calificación del proyecto.

 

La Comision Europea justifica su rechazo a financiar la plataforma intermodal de Zaldesa porque se solicitan 6 millones de euros para un proyecto que, vista la documentacion entregada por el equipo de Gobierno, no está listo para empezar desde el punto de vista técnico y legal, adolece de un bajo impacto y es de pobre calidad.

 

10. EL CORTE INGLÉS. Es el penúltimo capítulo de la historia de tropiezos urbanísticos del Ayuntamiento de Salamanca. Hace unos días se ha confirmado de manera definitiva que el planeamiento urbanístico diseñado a su medida y todas las licencias concedidas para su construcción son nulas. Esto ha generado un terremoto político en busca de soluciones.