Las matanzas domiciliarias se reducen en un 16,6% en 2015

(Foto: Chema Díez)

Este año la campaña ha dado comienzo a finales de octubre y se extenderá hasta el primer domingo de abril, época en la que la Junta lleva a cabo una campaña especial con motivo de las matanzas domiciliarias, una práctica tradicional en el medio rural.

La Junta de Castilla y León controla durante esta época las matanzas domiciliarias, que se han reducido en los últimos 20 años a una sexta parte, al reducirse de 126.700 a unas 21.400 entre la campaña 1994-1995 y la correspondiente a 2014-2015.

 

De hecho, al cierre de la última campaña se registraron 21.412 sacrificios, con un descenso de un 4,45 por ciento con respecto al año anterior (22.378), han informado fuentes de la Consejería de Sanidad.

 

Este año la campaña ha dado comienzo a finales de octubre y se extenderá hasta el primer domingo de abril, época en la que la Junta lleva a cabo una campaña especial con motivo de las matanzas domiciliarias, una práctica tradicional en el medio rural.

 

En el ámbito de la salud pública se vigila de forma especial la posible presencia de agentes zoonóticos como la 'trichinella spp' en la carne de los cerdos domésticos que en estas fechas se sacrifican, así como de los jabalíes abatidos por los cazadores, labor que llevan a cabo tanto servicios oficiales de la Junta como veterinarios colaboradores (casi 400 en la última campaña).

 

De esta forma, la instrucción de la Dirección General de Salud Pública d 21 de octubre establece las medidas a llevar a cabo en el reconocimiento sanitario de cerdos para autoconsumo y el examen e identificación de piezas de caza.

 

CONTROL DE TRIQUINAS

 

Los veterinarios de los servicios oficiales o los colaboradores realizan la investigación de triquinas en muestras de cerdos sacrificados en régimen de matanza domiciliaria y en los jabalíes abatidos en actividades cinegéticas, casos ambos en los que las carnes obtenidas deberán destinarse exclusivamente al ámbito del consumo privado.

 

A lo largo de 2014 se realizaron 20.885 análisis en cerdos domésticos, 1.865 de ellos por parte de los servicios oficiales y 19.040 por los veterinarios colaboradores. Ninguno de ellos arrojó resultado positivo. En este ejercicio también se llevaron a cabo 5.668 análisis en jabalíes (642 por los servicios oficiales y 5.026 por colaboradores). En total, se produjeron 26.553 pruebas, el 78,7 por ciento en cerdos domésticos y el resto en jabalíes, el 90,6 por ciento del total por parte de los veterinarios colaboradores.

 

En cerdos no se registró resultado positivo alguno, pero en el caso de los jabalíes sí se detectaron siete positivos, con un 0,1 por ciento de positividad para estos animales.

 

Precisamente en el caso de positivos, la instrucción de la Dirección General de Salud Pública establece que, además de comunicar este resultado al interesado, se debe de poner en conocimiento de los servicios veterinarios oficiales de Salud Pública de la Zona Básica de Salud o Demarcación correspondiente en el plazo máximo de 24 horas con la aportación de toda la información de que se disponga para llevar a cabo una serie de actuaciones.

 

Así, además de la comunicación al interesado, se investigará el origen del animal, se acondicionará la muestra y se remitirá al laboratorio nacional de referencia para la identificación de la especie y se destruirá la carne infestada. Además, se comunicará el positivo a triquinas a la Dirección General de Salud Pública para que lo traslade a la Dirección General de Producción Agropecuaria de la Consejería de Agricultura y Ganadería, a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y, en su caso, al sistema de atención sanitaria.