Las madrinas ofrendan roscas a la Virgen

Después de un sábado dedicado de pleno a San Ildefonso y con actos lúdicos tan animados como el desfile de carrozas, la jornada festiva de ayer para los vecinos de Valsalabroso estuvo destinada a la Virgen del Rosario. En esta jornada cobraron especial protagonismo sus tres madrinas, Paloma Cabezas Santos, Sandra Domínguez Santos y Estefanía Hernández Rodríguez.
Miguel Corral

Después de la misa matinal en honor a Nuestra Señora del Rosario, en la tarde las madrinas se encomendaban a la Virgen como mozas casaderas entregándole tres roscas a cambio de un buen pretendiente, o al menos esa es la tradición. Así es que, acompañadas por sus respectivas madres en el papel de rosquilleras, el rezo del rosario daba paso a la procesión con la pequeña imagen por las calles del pueblo, en compañía del grupo del folclore de El Mariquelo, encargado de amenizar la tarde una vez concluyeron los actos religiosos.

De regreso al pequeño templo, dedicado a San Ildefonso, los fieles se agolparon junto a la puerta para realzar su particular ofertorio a la Virgen, momento al que seguió la tradicional subasta de roscas y que en esta ocasión corrió a cargo de tres jóvenes, previamente aleccionados por el alcalde, Emilio Vicente, aunque la lección fue demasiado corta.

La crisis y el escaso ímpetu de los subastadores dejaron las pujas entre los 55 y 60 euros por cada uno de los bollos, aunque dado el premio, la oferta no fue escasa. Después de la entrega de roscas, El Mariquelo deleitó al personal con sus Vivencias de Bodega.