Las lluvias provocan daños en la lenteja, aún por cuantificar

Las cuantiosas precipitaciones de semanas pasadas también han afectado al cereal y han retrasado las labores de siembra.

 

Los efectos negativos de la lluvia aún se dejan ver en el campo salmantino. Las cuantiosas precipitaciones de semanas pasadas han dejado sus consecuencias en forma de tierras encharcadas que no permiten realizar las labores de la manera idónea.

 

Uno de los cultivos que quizá se ve más perjudicado es la lenteja, especialmente en las zonas más bajas de los terrenos, y que puede ver cómo su producción se disminuye en un porcentaje aún por cuantificar, pero según señalan los productores de la zona, “daños va a haber”.

 

“No sabemos en qué medida se va a ver perjudicado este cultivo pero está claro que las lluvias le va a afectar. La proliferación de malas hierbas y la aparición de hongos y enfermedades van afectarle pero aún se puede arreglar en gran medida”, destaca Nicolás Armenteros, director técnico de Legumbres de Calidad.

 

Pero no solo la lenteja se va a haber dañado ya que con el resto de cereales ocurre algo parecido porque la ausencia de fertilizantes al no poder entrar con el tractor en las tierras está perjudicando al cultivo con la proliferación de malas hierbas y el peor desarrollo de trigo, cebada, avena o centeno.

 

Y como no podía ser  de otra forma, para el regadío también es perjudicial ya que aún no se ha terminado de cosechar toda la superficie de maíz de la provincia provocando un retraso en la posterior siembra, igual que ocurre con la remolacha, quizá el cultivo más denostado, porque a todos los problemas por los que ya atraviesa el cultivo, además hay que sumarle la tardanza y el retraso de más de un mes en la sementera.