Las listas del PP: algunos cambios, poca renovación

Julián Lanzarote (Foto: Cynthia Duarte)

El PP cambia de lista a viejos conocidos, mantiene a políticos con seis y ocho legislaturas y repesca a su propio presidente provincial, 20 años en cargos. La renovación se queda en dos personas nuevas, pero con fuertes vinculaciones al aparato, y en la única 'expulsión': la de Julián Lanzarote.

Las matemáticas permiten al PP de Salamanca asegurar que ha llevado a cabo una profunda renovación. De hecho, hasta podría decirse que ha hecho tabla rasa porque de las siete personas que las integraban entre Congreso y Senado solo sobreviven tres y la lista para la Cámara Alta es totalmente nueva con respecto a la de hace cuatro años. Pero la política no es aritmética y detrás de los números hay nombres... y muchos de ellos son de sobra conocidos, tanto, que permiten asegurar que la renovación está muy lejos de haberse producido porque solo dos no han estado antes de listas y los cuatro con más opciones de salir ya han sido diputados o senadores.

 

 

DOS NÚMEROS UNO QUE YA LO HAN SIDO

 

A la hora de elaborar sus listas, el PP de Salamanca ha contado de nuevo con caras ya conocidas y que repiten desde hace décadas. En el Congreso cambia el número uno, pero en vez de Gonzalo Robles aparece José Antonio Bermúdez de Castro, que ha sido el número uno 'virtual' en muchas ocasiones dado que, como ocurre ahora, Gonzalo Robles abandonó su escaño para irse a otras responsabilidades de Gobierno. De Castro lleva nada menos que cinco legislaturas a sus espaldas y va a por la sexta, 24 años en el edificio de los leones

 

La número dos del Congreso, María Jesús Moro, repite en la lista un puesto más arriba; no ha sido de las que menos ha hecho en la última legislatura y seguirá en poítica, donde aterrizó como procuradora en Cortes en 2007, es decir, camino de diez años. La número cuatro al Congreso es Purificación Pozo es otra de las 'nuevas'... pero no tanto: fue en la lista para las Cortes en las pasadas elecciones autonómicas y que no sacó escaño apartada por Podemos y Ciudadanos. Con la situación política actual, no tiene ninguna posibilidad de ser diputada.

 

 

EL PRESIDENTE PROVINCIAL, AL SENADO

 

En el Senado no repite nadie, pero también hay 'trampa. Gonzalo Robles no dejará de encabezar una lista popular, solo que ahora será la del Senado, donde tendrá un sueldo si a Rajoy se le tuerce lo de formar Gobierno; acumula ocho legislaturas, desde 1986. El PP ha decidido tirar de su propio presidente provincial, Javier Iglesias, para el número dos. Iglesias ya ha sido senador, diputado, procurador en Cortes, alcalde, presidente de la Diputación y, desde mayo, concejal en Beleña, donde se exilió tras salir de Ciudad Rodrigo, donde el PP perdió las últimas elecciones. Podrá compatibilizar cargo y cobros.

 

 

JUBILACIONES, RENUNCIAS Y DESPEDIDAS

 

Todos estos cambios se han hecho aprovechando la jubilación de Isabel Jiménez y la renuncia de José Muñoz y, especialmente, sacando de la ecuación a una diputada y un senador. La diputada que se queda 'a pie' es María Teresa Cobaleda, que se ha ganado 'a pulso' su salida: su actividad ha sido escasa hasta lo injustificable en sus cuatro años en el Congreso.

 

Diferente es el caso de Julián Lanzarote. El expresidente del PP salmantino encarnó durante años, como alcalde de Salamanca, el poder con mayúsculas en las filas populares, pero su carrera ha terminado. Senador en la última legislatura, es uno de esos escasos casos en los que el PP deja fuera a uno de los suyos sin más ni más.

 

 

RENOVACIÓN DE ORIGEN INTERNO

 

La renovación la encarnan los dos únicos nombres sin trayectoria previa en política. Bienvenido de Arriba, número tres al Congreso, tiene el reto de retener el tercer diputado popular que, ahora más que nunca, le disputan PSOE y Ciudadanos. El gerente provincial de Atención Primaria viene de los cuadros internos, donde ha ocupado diversas responsabilidades desde Nuevas Generaciones a la vicesecretaría de relaciones con la sociedad. Tiene parentesco con la gestión del PP.

 

Y Esther del Brío González, profesora de Economía financiera y emprendimiento en la Universidad de Salamanca, donde es compañera de departamento de la vicepresidenta de la Diputación, Chabela de la Torre, y que atesora un brillante currículum. Es la única que carece de experiencia política previa.