Las liposucciones se han reducido un 40% por la crisis

Se cumple el 30 aniversario de la llegada de esta técnica a España en un momento en que las reducciones de los créditos se han dejado notar porque al no concederse estos préstamos muchas personas no se operan. 

Las liposucciones se han reducido un 40 por ciento desde el comienzo de la crisis, según ha comentado el cirujano plástico, Antonio Tapia, en una entrevista con motivo de la conmemoración del 30 aniversario de la llegada de esta técnica a España.

 

Y es que, si bien con el paso de los años los tratamientos de liposucción han evolucionado de manera muy importante, la actual situación económica está provocando que las empresas que ofertaban estas técnicas hayan caído "en picado" y que, incluso, las consultas médicas hayan disminuido su número de pacientes en un 40 por ciento.

 

"Muchas personas se operaban antes gracias a los créditos bancarios que conseguían pero ahora, y a pesar de que son bajos, no se conceden. Esto ha hecho que el número de personas que acuden a someterse a una liposucción haya disminuido considerablemente. No obstante, y teniendo en cuenta esta bajada, los profesionales con consulta mantienen un cierto nivel de operaciones", ha argumento Tapia.

 

Ahora bien, a pesar de esta bajada en el número de consultas, las zonas a tratar de quienes deciden someterse a esta intervención siguen siendo las mismas partes del cuerpo. Es decir, las mujeres solicitan hacerse una liposucción en las caderas, nalgas, rodillas y la cara interna de los muslos, mientras que los hombres prefieren hacérsela en la barriga, las mamas y la papada.

 

"La etapa ideal para hacerse una liposucción es cuando se es joven aunque cada vez hay más mujeres de edad avanzada que deciden hacérsela pese a que el resultado no sea tan bueno, debido a que la piel no está tan elástica como para acoplarse después de sacarle la grasa", ha aseverado Tapia.

 

UTILIZACIÓN DE LA GRASA PARA RECONSTRUIR PARTES DEL CUERPO

 

Dicho esto, el experto ha informado de que la evolución "más importante" que se ha producido en el área de la liposucción es la utilización de toda la grasa que se obtiene a través de esta técnica en la reconstrucción de otras zonas de cuerpo, tales como la cara, los pechos, las caderas o las piernas.

 

Por ejemplo, según ha explicado, después de un cáncer de mama se está inyectando la grasa obtenida con la liposucción para introducirla en la zona perimamaria y conseguir así que el pecho quede "más vitalizado, estético y regular".

 

"Son técnicas que llevan ya implantadas en España desde hace unos cinco o diez años y que están aportando muy buenos resultados", ha recalcado, para reconocer que, en ocasiones, "el 40 por ciento de la grasa que se introduce se pierde, especialmente en las zonas más sanas porque en aquellas donde hay un tejido muy dañado, curiosamente, es donde se absorbe mejor".

 

Por último, Tapia ha informado de que en el Congreso Nacional de Cirugía Plástica, que se celebra estos días en Tenerife, se va a hablar sobre la cirugía periorbitaria que consiste en elevar las cejas de aquellas personas que tienen los ojos hundidos. "Es una combinación de técnicas que, a veces, comporta riesgos pero que los resultados pueden ser muy buenos. No obstante, todavía están en plena evolución", ha zanjado.