Las labores de siega causan dos fuegos que arrasan 55 hectáreas de rastrojo y cereal

Comarca de Peñaranda. El primer incendio afectó a Cantaracillo y a la localidad abulense de Gimialcón, mientras otro más se declaró en Paradinas
TRIBUNA
Los bomberos del parque comarcal de Peñaranda de Bracamonte, dependiente de la Diputación de Salamanca, trabajaron ayer en la extinción de dos incendios ocasionados accidentalmente mientras se estaba trabajando en las labores de la siega de cereales, que arrasaron 55 hectáreas de rastrojos y cereales.

El primer incendio se declaró minutos antes de las dos de la tarde y arrasó unas 20 hectáreas aproximadamente de rastrojos y cereales en varias parcelas de los términos municipales de Cantaracillo (Salamanca) y Gimialcón (Ávila), anexas a la autovía A-50 que une Salamanca con Ávila. Pasadas las dos y media de la tarde se declaró otro incendió en una parcela en Paradinas de San Juan (Salamanca), que arrasó unas 35 hectáreas de cereales y rastrojos.

Los bomberos estuvieron ayudados por los agricultores que realizaron cortafuegos, los cuales facilitaron las labores de extinción de los incendios y evitaron que las llamas se propagasen a propiedades colindantes.