Las jugadoras, convencidas de forzar el tercer partido

Sánchez y Xargay reconocen los errores cometidos