Las intensas lluvias provocan el desplome de un trozo de la muralla de Soria

 Desplome de un trozo de la muralla de Soria

Las intensas lluvias de los últimos días provocaron ayer al mediodía el desplome de un trozo de la muralla de Soria entre la Plaza del Vergel y Aduana Vieja. Las intensas lluvias y sus filtraciones desde un edificio abandonado se barajan como posible causa de la caída. Afortunadamente no hay que lamentar daños personales

Las intensas lluvias de los últimos días provocaron ayer a mediodía el desplome de un trozo de la muralla de Soria entre la Plaza del Vergel y Aduana Vieja. Las intensas lluvias y sus filtraciones desde un edificio abandonado se barajan como posible causa de la caída.

 

   Aunque los bomberos, gracias al empleo de cámaras térmicas, descartaran en un primer momento la existencia de personas bajo los cascotes, la confirmación se ha producido tras los trabajos de desescombro de la zona, de la que se han retirado entre 5.000 y 7.000 kilogramos de piedras y material acumulado.

 

   Sin embargo, los daños materiales son importantes en la plaza y el local de la Cuadrilla, zona que permanecera acordonada y vigilada para proseguir mañana con los trabajos.

 

 

   Al lugar se desplazaron dos dotaciones de Bomberos con dos vehículos y varios agentes de la Policía Local que delimitaron toda la parte afectada. También acudieron el alcalde de la capital, Carlos Martínez, y la concejala delegada de Seguridad Ciudadana, Lourdes Andrés.

 

   Minutos después de los primeros trabajos de emergencia, al dispositivo municipal se sumaron los servicios técnicos con el arquitecto municipal para valorar los daños y comprobar 'in situ' la seguridad de la zona y qué pasos dar para apuntalar el tramo afectado y evitar nuevos desprendimientos.

 

   Desde los servicios técnicos se ha hablado con los propietarios de los edificios anexos para comunicarles la situación de los mismos y tranquilizarles sobre su estado, aunque se realizarán trabajos más exhaustivos.

 

PATRIMONIO DEL ESTADO

 

   La muralla es propiedad de Patrimonio del Estado, existe un Plan Director del paño de la muralla que comienza en las márgenes y atraviesa la ciudad redactado por Francisco Yusta y un arquitecto de Valladolid a instancias de la Junta de Castilla y León, cuyo responsable como jefe de servicio de Patrimonio Carlos de la Casa también acudió al lugar.

 

   El objetivo, tal y como explicó el alcalde, es "ponerse de acuerdo todas las instituciones, tanto la propietaria, como la que ha realizado el Plan Director como el propio Ayuntamiento para evitar situaciones de este tipo y trabajar en conjunto para consolidar y mejorar un patrimonio como es la muralla y que no se puede dejar caer".  

 

   La muralla tenía una longitud de 4.100 metros y encerraba una superficie cercana a las 100 hectáreas con seis puertas principales. Está datada en el siglo XIII y gran parte de su demolición se produjo tras la liberación de los franceses en 1812. En 1995 fue declarada Bien de Interés Cultural.