Las incongruencias de la víctima hacen que el acusado de robarle quede en libertad provisional

El dueño de un desguace en Béjar señala como acusado de robarle a un hombre que, según los testigos, estuvo en un bar toda la tarde

El propio testimonio de la presunta víctima de un atraco ha sido el que ha dejado en libertad provisional al acusado, I.A.N.

El dueño de un desguace de Béjar, V.G.G., denunció que el 10 de septiembre del pasado año fue atracado por dos individuos que le pusieron una pistola en la cabeza al grito de "no te muevas o te levantamos la tapa de los sesos". Los hombres llevaban gorra, gafas de sol y los cuellos levantados. Aun así, el dueño del desguace reconoció a I.A.N. como autor de los hechos, que sucedieron, según su propia versión, en torno a las 16.15 horas. La defensa, sin embargo, quiso dejar claro que el reconocimiento fotográfico estuvo viciado porque la Policía le sugestionó para que señalara al acusado, puesto que se conocían de vista como vecinos de Béjar.

Sin embargo, varios camareros del bar donde se encontraba el acusado aseguraron ayer en el juicio que estuvo en el establecimiento desde después de comer y hasta pasadas las 18 horas.

La sorpresa para la sala llegó cuando, preguntado por el Fiscal sobre si reconocía a su agresor, el dueño del desguace robado se negó a declarar asegurando no encontrarse "capacitado mentalmente" para contestar. Al final, tras un receso, V.G.G. logró tomar la palabra y aseguró: "Sin ninguna dura, entre los ladrones estaba él". Curiosamente, la primera vez que declaró, señaló que los autores había sido unos rumanos "por su fuerte complexión".

El robo final fue de tres pulseras, una medalla con cadena de oro, un móvil y cincuenta euros.

De este modo, ante la incongruencia de la víctima, el Ministerio Fiscal rebajó de 10 años a 3,6 su petición de prisión y pidió 7.900 euros de multa (5.500 por el robo y 2.400 por la curación de las lesiones ocasionadas). La defensa, por su parte, solicitó la absolución, ya que ni se encontró el arma (que pudo ser simulada), ni las joyas.