Las grandes superficies plantearán que los 16 festivos de comercio rijan en toda la Comunidad en 2015

Un comercio en la calle Santa Clara de Zamora, una de las capitales donde no rigen los 16 días de apertura.

La patronal que agrupa a las grandes cadenas de distribución propondrá que el calendario de 16 festivos de comercio se aplique en toda la Comunidad independientemente de la declaración de zonas de afluencia turística.

La liberalización de los horarios comerciales puede librar próximamente una nueva batalla en Castilla y León, ya que las grandes superficies siguen existiendo en la necesidad de permitir que todos los comercios decidan cuando abren y cuando no. Así lo mantiene la patronal ANGED a pesar de que la apertura no ha sido ni mucho menos generalizada este domingo, el primero de los domingos 'extra' aprobados para llegar a la cifra de dieciséis pactada hace unos meses entre el sector y la Junta.

 

La patronal de las grandes superficies va a insistir, a pesar de todo, en ampliar el margen para abrir. Y si actualmente se limita a diez domingos y festivos como norma general, y a dieciséis para los casos de Salamanca y su entorno, Valladolid y Arroyo de la Encomienda y Ávila, ANGED va a proponer que se haga extensivo a todos los municipios de Castilla y León. Así lo ha explicado a TRIBUNA el presidente de la patronal de las grandes superficies, Ángel Mingo, con motivo de este primer domingo de apertura extraordinaria para las ciudades que pidieron la declaración de zona de gran afluencia turística.

 

Mingo insiste en la necesidad de una liberalización total de los horarios, que pretenden se haga de manera progresiva y adaptándose paulatinamente a la normativa nacional. "Nos hubiera gustado que no fuera solo en Salamanca, Valladolid y Ávila, sino en toda la Comunidad para que la gente se acostumbre", ha comentado el dirigente de ANGED. "Nos tocará insistir este año en que se logre la liberalización e insistiremos en que los dieciséis días sean para todas las provincias", ha asegurado.

 

El régimen de los dieciséis días de apertura para los grandes comercios se estableció el pasado mes de octubre en una negociación entre la Junta y los representantes del sector, con el pequeño comercio (Conferco) y las grandes superficies (ANGED) en la mesa. Las peticiones de varios ayuntamientos, liderados por el de Salamanca, obligaron a la Junta a intervenir para adaptar la situación a la norma nacional, pero sin llegar a la liberalización total que pedían las grandes superficies. Hay que recordar, no obstante, que esta decisión se tomó con compromiso de revisarla y, en el caso de Valladolid, con una moratoria de un año.

 

El motivo es que varios ayuntamientos habían solicitado la declaración de zonas de gran afluencia turística como vía para lograr que las grandes superficies, los comercios de más de 300 metros de superficie, pudieran abrir cualquier día del año, domingos y festivos inclusive, sin limitación alguna; los pequeños comercios ya pueden hacerlo, aunque con la limitación de personal y convenios laborales. Esa declaración de zona de afluencia turística había servido en el pasado a Ávila y a zonas de Valladolid para que los grandes comercios abrieran sin límite, y fue la vía que el de Salamanca o Arroyo de la Encomienda querían usar para facilitar esta apertura a los grandes centros comerciales de estos municipios.

 

Según la normativa nacional, el mínimo de días de apertura para los grandes comercios es de 16 y, ante la tesitura de tener que conceder la apertura total, la Junta optó por aprobar las declaraciones de gran afluencia para los municipios solicitantes (los citados más Santa Marta y Carbajosa, en el alfoz de Salamanca), pero con el límite de los 16 días. Esto alejó los temores del comercio tradicional, que temía que la apertura sin límites perjudicara al sector.

 

Sin embargo, ANGED considera que la trasposición de la normativa nacional a la regional debería permitir la apertura sin limitaciones de calendario y horarios sin necesidad de acudir a la declaración de zona turística. Por contra, la Junta se ha mostrado siempre proclive al diálogo para tomar decisiones que afecten a un sector tan importante y ha abogado siempre por una aplicación de mínimos de la norma.