Las esculturas de Agustín Casillas, un recorrido por la historia de Salamanca

A la izquierda, Agustín Casillas (Foto: T. Navarro)

El escultor ha pasado a formar parte del Centro de Estudios Salmantinos en un acto que ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Salamanca.

El Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Salamanca ha acogido este miércoles, 3 de febrero de 2016, el acto en el que el escultor salmantino, Agustín Casillas, ha dado un discurso que le lleva a formar parte del Centro de Estudios Salmantinos (CES). La presentación ha corrido a cargo del presidente de la institución cultural, Jesús Málaga Guerrero.

 

En su intervención, Agustín Casillas ha explicado minuciosamente el proceso de creación de una cabeza de Miguel de Unamuno que ha realizado para la ocasión y que ha entregado al Centro de Estudios Salmantinos como agradecimiento por el reconocimiento que se le ha otorgado.

 

Un reconocimiento, que ha sido definido como el escultor salmantino por excelencia, tanto por el sello de esta tierra con que ha marcado su obra como por su presencia en las calles y plazas de la ciudad que le vio nacer.

 

 

 

BIOGRAFÍA

 

Agustín Casillas Osado nació en Salamanca en 1921 y ya con diez años (de 1.931 a 1.935) asistía a clases de dibujo lineal en la Escuela de Nobles y Bellas Artes de San Eloy, ampliando posteriormente conocimientos sobre dibujo artístico y escultura (vaciado y modelado) en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca (1936-1946).

 

Mediada la década de los cuarenta del pasado siglo crea su propio taller y abre su amplio catálogo de exposiciones, que le han llevado a difundir su obra fuera de Salamanca, llegando no solo a otros puntos de la geografía española, sino también diferentes ciudades del vecino Portugal y otros lugares del mundo, entre los que se encuentra  la ciudad alemana de Würzburg, con la que Salamanca se hermanó en 1980.