Las empresas de la trama Diputación completan el círculo de imputados junto a García Sierra y Manuel Borrego

Borrego, García Sierra y sus respectivos abogados, en su última visita a los juzgados.

El juzgado número uno retoma las diligencias por el presunto caso de corrupción en la concesión de contratos de obras. Los responsables de las empresas beneficiadas por las irregularidades acuden a declarar con sus firmas imputadas, como ya lo hicieron Manuel Borrego y García Sierra.

Más de dos meses después de las primeras declaraciones del director de Fomento, Manuel Borrego, y del vicepresidente de la Diputación, Carlos García Sierra, los juzgados vuelven a tomar el pulso de uno de los escándalos de presunta corrupción más sonados de los últimos años, la trama de contratos irregulares de obras de la Diputación. Los encargados de poner la guinda a la primera parte de las diligencias abiertas por el juzgado serán los responsables de las empresas señaladas y beneficiarias de los contratos sospechosos.

 

Nada más conocerse este caso, ya se habló del trato de favor que algunas empresas, contratistas habituales de La Salina, habrían recibido como beneficiarios de numerosos contratos de obras del departamento de Fomento, con Borrego como responsable técnico y García Sierra como superior político. Según las primeras estimaciones, cinco empresas que se habrían beneficiado de concesiones por unos 12 millones de euros que se prepararon para que siempre se las llevaran las mismas empresas, aunque solo han sido citadas cuatro. Para ello, se elaboraron pliegos y condiciones que daban ventaja a un grupo concreto de empresas contratistas.

 

Por este motivo, a principios del pasado mes de marzo el titular del Juzgado de Instrucción número uno decidió requerir a cuatro empresas para que identificaran tanto a sus propietarios como a sus responsables. Se trata de Construcciones y Movimientos de Tierras Francisco Barrueco, SL, Alquileres Salamanca, SL, Transpial, SL y Autopalas, SL, contratistas habituales de la Diputación y que se han adjudicado millones en obras concedidas por el área de Fomento. Y solo unas semanas después, a finales de abril, decidía ya con la información en la mano citar como imputadas a estas cuatro firmas.

 

De este modo, las declaraciones que se produzcan este martes cerrarán la primera parte de las diligencias practicadas por este caso. Ya han pasado por plaza de Colón el director de Fomento, apartado pero no cesado, Manuel Borrego, que lo hizo el día 25 de marzo; entonces pasó dos horas en los juzgados, de los que salió por la puerta de atrás tras haberse negado a responder las preguntas de las acusaciones particulares. Y también ha declarado el vicepresidente García Sierra, que lo hizo el día 27 de marzo.

 

Las declaraciones deberán arrojar luz sobre el papel y responsabilidad de cada una de las partes en esta presunta trama de corrupción, justo ahora que las negociaciones para formar gobierno en muchas localidades de Salamanca han puesto la regeneración en el punto de mira. Es necesario saber si Manuel Borrego es responsable de las concesiones irregulares y si se benefició del trato de favor a determinadas empresas; García Seirra tendrá que posicionarse sobre su responsabilidad como superior político del exdirector de Fomento porque todos los contratos de los que ahora duda pasaron durante casi ocho años por sus manos; y las empresas deberán aclarar si existía trato preferente y en qué condiciones.