Las drogas sustituyen al alcohol como principal problema al volante en Salamanca

ARCHIVO.

El alarmante porcentaje de positivos por drogas en los controles de tráfico evidencia que las sustancias han relevado al alcohol como principal problema de seguridad vial.

Las últimas cifras de los controles de alcoholemia y drogas han puesto en evidencia que el abuso de sustancias se ha convertido en el gran problema de la seguridad vial en las carreteras. Así, mientras ya casi no se registran positivos por ir bebido al volante, el porcentaje de casos en los que se sorprende a conductores que circulan bajo los efectos de las drogas es elevado. 

 

En los últimos días se ha llevado a cabo una campaña especial de control de alcohol y drogas en las carreteras de Castilla y León. Según los datos que ha hecho públicos Tráfico, de los 2.966 controles de alcoholemia que se han hecho en Salamanca, sólo 16  han dado positivo, un exiguo 0,56%. Sin embargo, de los 23 controles de drogas, siete han dado positivo, un 30,4%.

 

Las cifras están en la media de Castilla y León, donde Un 0,93 % de los 20.063 controles realizados por Tráfico durante la campaña especial de control de alcohol a conductores de la Comunidad ha dado positivo, mientras que de los 210 controles de drogas dieron positivo 61, es decir, el 29,05%.

 

De este modo, y aunque su repunte viene anunciándose desde hace tiempo, se confirma que el gran problema de seguridad vial, al menos, en lo que a condiciones de los conductores se refiere, se ha trasladado del alcohol a las drogas. El primero sigue siendo un problema, pero sus cifras no son ni mucho menos las de antaño, pero precisamente las drogas están llegando a un nivel desconocido.

 

Si los efectos del alcohol en la conducción son conocidos por los ciudadanos, no lo son tanto los efectos que las drogas provocan en la conducción. Por este motivo, los conductores que han cometido una infracción relacionada con las drogas o el alcohol, además de recibir la resolución de la sanción, se les  informa a través de imágenes y un breve texto de los efectos que estas sustancias provocan en la conducción. Estos son los principales:

 

 

 

En cuanto a las sanciones, en el caso de las drogas la ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción catalogada como muy grave está castigada con una sanción de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos.

 

Además, tanto conducir bajo el efecto de las drogas como negarse a las pruebas son delitos penales con condenas de cárcel y multas.

Noticias relacionadas